Se alinean las opiniones de las tres agencias calificadoras sobre el factor positivo que significa la reforma constitucional del sector energético para la fortaleza financiera de largo plazo de México.

Fitch Ratings, la calificadora que faltaba por hacer un pronunciamiento público, consideró que la reforma es en general positiva para la competitividad de México, representa un importante atractivo para la inversión privada y será determinante para ubicar al país entre los 10 principales productores de gas esquisto del mundo.

En la agencia, la calificación del emisor soberano México es BBB+ , que es el techo del grado de inversión en ese escalón.

IMPULSO A COMPETITIVIDAD

En un comunicado, precisó que los usuarios industriales y comerciales de electricidad con consumos suficientemente grandes, pueden esperar reducciones en sus costos de electricidad.

Esto, asumiendo que nuevos generadores pueden proveerse de gas natural de bajo costo de Estados Unidos o de producción de gas incremental en México.

De acuerdo con el analista de Fitch, Lucas Aristizabal, la puesta en marcha de la reforma no motivará un cambio en la calificación de Pemex, no obstante que sí esperan que se verá beneficiada de asociarse con industrias especializadas en compartir riesgos de exploración, así como de la independencia presupuestaria.

La calificación actual de Pemex y la Comisión Federal de Electricidad (CFE) en Fitch es BBB+ .

ALINEADOS

Desde el 22 de diciembre, la agencia de calificación Standard & Poor’s otorgó un upgrade a la nota soberana de México, de BBB a BBB+ , el mismo escalón donde se encuentra la calificación en Fitch.

En conversación, en diciembre, el director de Deuda Soberana para América Latina en Moody’s Investor Service, Mauro Leos, reconoció que con la reforma energética aprobada hay elementos suficientes para que la agencia revalúe la calificación de México, que está en el tope de las Baa .

Aparte, el director general para México de Standard & Poor’s (S&P), Víctor Herrera, detalló que la alineación de opiniones entre las calificadoras podría traer una mejora marginal para las emisiones nuevas, lo que podría mejorar marginalmente el costo de fondeo .

[email protected]