La agencia calificadora Fitch elevó el viernes la nota de España de "BBB+" a "A-" debido a su sólido crecimiento y a la reducción de sus déficits pero mencionó limitados riesgos vinculados a Cataluña.

Fitch estimó en 3.1% que la tasa de crecimiento del PIB español en el 2017 lo cual significa un promedio de 3.3% para el período 2015-2017. El desempleo a 12 meses pasó de 16.7% noviembre contra 18.7% un año antes y el déficit público se situó en la meta de 3.1% fijada para el 2017. Para este año proyecta 2% este año lo cual permitiría reducir el costo del financiamiento de la deuda.

Fitch recuerda que ese déficit fue de 4.5% en 2016 y de 5.3% en el 2015. La deuda del sector no financiero, en tanto, bajó 25 puntos porcentuales entre comienzos del 2015 y el fin del 2017 y se estableció en 159.9% del PIB, subraya Fitch.

La agencia indica sin embargo que el crecimiento debería atenuarse este año a 2.5% y a 2.2% en el 2019.

El balance de cuenta corriente debería tener un superávit de 1.8% este año y de 1.7% en el 2019. La deuda pública empero seguirá siendo alta y en torno a 86% del PIB, dice Fitch.

La perspectiva de la calificación de España es estable lo que significa que no se avizoran cambios en el futuro cercano, dijo la agencia.

"Los acontecimientos que acompañaron la declaración de independencia de Cataluña desataron riesgos políticos pero el impacto económico, hasta ahora, ha sido limitado", dice Fitch.

La agencia señala que Cataluña representa el 20% del PIB de España y su crecimiento económico se redujo de 0.9% en el tercer trimestre del 2017 a 0.7% en el cuarto.

"Actualmente Fitch no observa elementos que puedan sentar a corto plazo las bases de un acuerdo mutuamente aceptable entre el gobierno central y el de Cataluña", indica la nota. Advierte empero que sigue considerando "poco probable" que Cataluña se escinda de España.

abr