La calificación de Pemex en Fitch, que es grado especulativo en “BB/ perspectiva negativa” desde julio pasado, será nuevamente revisada por la débil liquidez que tiene la petrolera y su alta exposición a la volatilidad cambiaria.

En un webinar, el Director de calificaciones corporativas para Latinoamérica en Fitch, Joe Bormann, admitió que la petrolera al igual que otros corporativos de la región con una nota similar serán llevados a un comité de calificaciones antes de que termine el mes de abril.

De acuerdo con las escalas de calificación crediticia de Fitch, un emisor que tiene la nota “BB”, como la de Pemex, indica un elevado riesgo de incumplimiento en relación con otros emisores u obligaciones en el mismo país.

El analista destacó que el riesgo es importante para las petroleras, así como las industrias ligadas a sectores afectados particularmente por el súbito paro de actividades ligado al Coronavirus.

 Petroleras en la mira

En un análisis de sector, sobre liquidez, exposición cambiaria y el riesgo por Coronavirus, sostuvieron que ante los choques simultáneos que se están presentando al mismo tiempo como la importante incertidumbre comercial, las interrupciones operativas y la volatilidad del mercado causadas por el coronavirus, hay una limitada liquidez para los corporativos.

En el análisis, precisaron que todas las compañías petroleras necesitarán reducir significativamente el gasto de capital este año para preservar la liquidez, dada la disminución de la demanda global y el aumento de los inventarios globales.

Esto podría propiciar que los precios del petróleo Brent se mantengan debajo de los 40 dólares por barril en promedio en 2020.

La pandemia ha debilitado también al precio del azúcar y el etanol. Y la mayoría de los emisores no tienen capacidad financiera para resistir una recesión prolongada. Por ello, el acceso a préstamos bancarios y líneas de crédito será clave.

Riesgo bajo de liquidez para México

En el análisis, explican que el riesgo de liquidez es más alto para emisores de Argentina, mientras el de México es más bajo.

Alrededor del 65% de las emisoras tienen un índice de liquidez superior a la media. Y más del 50% de los emisores mexicanos tienen líneas de crédito para respaldar su liquidez, incluido Grupo Bimbo.

La calificadora Fitch recortó la nota de Pemex, de “BBB-“ donde se encontraba en junio del año pasado a “BB”, con lo que perdió el grado de inversión. Con la nueva calificación, las emisiones que realiza la petrolera, son tomadas como especulativas, lo que encarece el crédito que pueda conseguir, y dificulta su acceso a inversionistas que tienen mayor disponibilidad para prestar recursos.

Esta calificación se encuentra con perspectiva negativa, indicativo para el mercado de que hay una de tres posibilidades de ser recortada de nuevo.

[email protected]