La consultoría Fitch destacó que el acuerdo entre Argentina y el FMI “mitiga los riesgos de financiamiento soberano”, pero advirtió que la situación del país llevó a reducir a la mitad sus estimaciones de crecimiento para este año.

“Hemos reducido nuestro pronóstico de crecimiento del PIB real para el 2018 a 1.3% desde 2.6%, continuando con un patrón de crecimiento débil y volátil”, señaló el organismo en un comunicado.

Fitch destacó que el acuerdo con el organismo “mitiga los riesgos de financiamiento soberano luego de la erosión en la confianza del mercado, lo que respalda la calificación ‘B’ y la perspectiva estable”.

Sin embargo, aclaró que “las perspectivas futuras de calificación dependen de la ejecución de medidas para restaurar la credibilidad de las políticas y reducir las vulnerabilidades macroeconómicas que se enfrentan a una considerable incertidumbre política”.

“Proyectamos que la inflación aumentará a 27.5% a fin de año, en el traspaso de la depreciación del peso. Esto erosionará los salarios reales y la confianza, mientras que el ajuste monetario y fiscal pesa sobre el consumo y la inversión”, advirtió.

Enfatizó que “el arreglo excepcional por 50,000 millones de dólares con el FMI debería respaldar la calificación ‘B’ Estable de Argentina en este contexto más difícil al mitigar los riesgos de financiamiento soberano”.

Planteó además que “un desembolso inicial de 15,000 millones ayudará a cubrir las necesidades de endeudamiento en el 2018-2019 y el resto estará disponible con carácter preventivo”.

“El programa irá acompañado de préstamos de otros organismos multilaterales y podría catalizar fondos adicionales para el mercado”, explicó.

Macri defiende acuerdo

El presidente de Argentina, Mauricio Macri, defendió el acuerdo que firmó su gobierno al asegurar que esos recursos fortalecerán su plan económico.

“El acuerdo es histórico, nunca se dio semejante apoyo (del FMI) y en tiempo récord”, dijo el mandatario al celebrar el nuevo y multimillonario endeudamiento del país sudamericano.

El mes pasado, Macri le pidió de urgencia un préstamo al organismo para frenar una crisis cambiaria que devaluó al peso argentino en 30% y que mermó en 10,000 millones de dólares las reservas del Banco Central.

A pesar de que los indicadores económicos son desfavorables y de que el acuerdo con el FMI es rechazado por la mayoría de los argentinos, el presidente insistió en mostrar el préstamo como un “éxito”.

En ese sentido, presumió el apoyo que recibió el sábado durante la cumbre que el grupo de los siete países más industrializados realizó en Canadá.

“Volví a sentir el apoyo de los principales países del mundo, de decir: ‘creemos en lo que están haciendo, creemos que ustedes pueden ser parte de la solución de los problemas globales y que tienen mucho por aportar’”, dijo.

El presidente agregó que cada vez que se reúne con líderes internacionales “les digo que su confianza y su apoyo es fundamental en este momento, porque sabemos que todo lo que queremos hacer no se construye de un día para el otro, que no es un camino sin obstáculos”.

También aseguró que el acuerdo con el FMI dotará de previsibilidad las nuevas metas económicas establecidas por el gobierno, en particular el déficit fiscal, ya que Argentina no puede seguir gastando más de lo que tiene.

“El préstamo significa la base para potenciar lo que venimos haciendo hace dos años y cuatro meses, que es apostar a la cultura del trabajo, a la cultura de la superación personal”, afirmó. (Con información de Notimex)