La agencia de calificación financiera Fitch rebajó dos peldaños la nota del banco español Sabadell hasta BB+ , el primer nivel de las inversiones consideradas de riesgo, en razón de la crisis de la zona euro y la falta de confianza en el sector bancario español.

El Banco Sabadell, cuarto del país por capitalización, compró el pasado mes de diciembre la Caja Mediterráneo (CAM), que había pasado bajo control público por sus graves dificultades financieras.

En un comunicado, Fitch justificó su decisión por los "altos riesgos que comporta el banco a causa de la recesión que se prolonga y por la crisis inmobiliaria en España, así como por la poca confianza de los inversores en el país y en su sector bancario".

Los bancos y las regiones españolas, en su mayoría con grandes deudas y muchas dificultades para financiarse en los mercados, preocupan a los inversores.

El rescate público de 23,500 millones de euros de Bankia fue el detonante de un plan de ayuda al sector bancario español, que podría alcanzar los 100,000 millones de euros.

Los bancos continúan sufriendo las consecuencias de su exposición al sector inmobiliario desde la explosión de la burbuja en el 2008 y a finales del mes de mayo tenían en sus cuentas una tasa de activos tóxicos de 8.95%, un récord desde 1994.

Banco Sabadell anunció una caída 87.4% de sus beneficios en el segundo trimestre del año, a 10.1 millones de euros, a causa de las importantes provisiones exigidas por las autoridades para reforzar su capital principal.