Fitch Ratings ratificó la calificación soberana de Grecia en BBB , nomenclatura que significa que aún tiene grado de inversión y que apenas está a un escalón debajo del riesgo financiero de México en su escala.

Esto a pesar que la deuda pública de México es una tercera parte de la griega; no obstante, a que el déficit fiscal mexicano cabe siete veces en el griego y que el gobierno de Felipe Calderón no ha tenido que acudir al Fondo Monetario Internacional (FMI), para que le respalden sus cuentas públicas.

El anuncio de Fitch, donde reconoce que el apoyo financiero recibido por Grecia le permitirá salvar sus obligaciones de corto plazo, vino acompañado de un análisis donde la agencia detalla las diferencias que encuentra todavía en el riesgo crediticio del país helénico con Portugal, Irlanda, Italia y España.

En consideración al destacado lugar que ha llegado a ocupar, dentro de los mercados financieros, el efecto de contagio derivado de la crisis griega, Fitch examinó algunas de las similitudes y diferencias clave de los perfiles crediticios soberanos de Grecia, Portugal, España, Irlanda e Italia (PIIGS) , destaca de arranque.

Los analistas de la agencia afirman en la nota que todos los PIIGS, con excepción de Italia, comparten altos niveles de déficit fiscal, pero afirma: Tienen marcadas diferencias en sus perfiles crediticios .

Fitch está en desacuerdo con la conclusión de que todas estas economías enfrentan una crisis económica común , debido a la falta de flexibilidad en la tasa de cambio de la Unión Monetaria Europea.

Fitch ve la crisis griega ante todo como una crisis de desempeño y credibilidad de la política fiscal particular a Grecia , expone.

Esto no desconoce que sí tienen importantes desafíos relacionados con ajustes económicos y fiscales , los cuales afectan a todos los países PIIGS y han sido reflejados en acciones negativas en cuanto a las calificaciones soberanas de Irlanda y Portugal.

[email protected]