La agencia calificadora Fitch indicó que los anuncios económicos por el presidente francés Nicolas Sarkozy son "positivos" y no tienen un impacto inmediato en la nota de solvencia concedida a Francia, actualmente la máxima posible, AAA.

Fitch, que amenaza con degradar la nota de Francia, estimó que "las medidas deben aún aplicarse, y el impacto no se sentirá probablemente a corto plazo", por lo que de momento no influyen en la calificación crediticia del país.

Entre las medidas anunciadas por Sarkozy, Fitch cita el aumento del IVA en 1.6 puntos el próximo octubre, y la propuesta de negociar el número de horas trabajadas en las empresas.

klm