La Secretaría de Hacienda perdió la recaudación de unos 40 millones de dólares por amparos que obtuvieron cuatro empresas para importar con arancel cero a México filetes de pescado y productos pesqueros originarios principalmente de China y Vietnam.

Este tipo de compras y su consecuente afectación recaudatoria se habría incrementado en 2013, de acuerdo con estadísticas del Sistema de Administración Tributaria (SAT).

Por medio de amparos, por los que se logró no pagar aranceles, se internaron a México 72,791 toneladas de productos pesqueros por un valor de 210.4 millones de dólares en 2012.

Del total de importaciones amparadas, 75.1% correspondió a filetes y el resto a pescado congelado, crustáceos y pescado procesado. Prácticamente todas ellas deben pagar aranceles de 19 y 20% si provienen de países con los que México no tiene acuerdos comerciales.

En particular, las compras externas de filetes de pescado de enero a abril de 2013, último dato oficial difundido, presentaron un crecimiento interanual de 4.1%, para llegar a 21,785 toneladas.

Una forma de obtener amparos consiste en cambiar falsamente el origen de los productos por uno con el que se pague arancel cero. El juez dictamina en dos o tres meses y después de la resolución se vuelven a amparar con otra razón social, describió Eduardo Mendoza, analista de Infopesca.

Como reacción al problema, la Secretaría de Economía inició el proceso de autorización de un cupo libre de arancel para importar 55,000 toneladas de filetes de tilapia y bagre en 2014, monto equivalente a las compras externas de 2012.

La Comisión Nacional de Pesca (Conapesca) informó que hay insuficiente producción nacional para hacer frente a la demanda y recomendó que cualquier reducción o exención del arancel sea aplicado dentro de un cupo administrado por la Secretaría de Economía.

En 2012 el precio implícito-promedio anual de los filetes de pescado importados mediante amparos fue de 38 pesos el kilo, con altos márgenes de utilidad para las empresas beneficiadas.

La Secretaría de Economía informó que los filetes de tilapia importados se venden al consumidor comúnmente en tiendas de autoservicio bajo la denominación de blanco del nilo, blanco real, blanco de oriente o basa, en una banda de precios que va de 59 hasta 169 el kilo.

Las importaciones mexicanas de pescados y mariscos en 2012 sumaron 195,434 toneladas, con un valor de 644 millones de dólares. Del volumen, 41.5% correspondió a filetes de pescado.

rmorales@eleconomista.com.mx