Abrir contrataciones, ampliar la atención médica, un nuevo plan de infraestructura, así como una fiscalización y pago adecuado de las cuotas obrero patronales forman parte de las estrategias de rescate del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Así lo presentó el director del organismo tripartito, Zoé Robledo, en el marco de la 110 Asamblea General Ordinaria, en donde dijo que no era del todo cierto que el IMSS estaba dado de alta financieramente, “se encargaron de atender las finanzas y descuidaron la atención médica”.

“Las finanzas no están bien, el IMSS sigue en situación delicada, había indicadores que mejoraron, pero a costa de la precarización de servicios; en el 2018 se registraron menos camas por derechohabiente y fue el año que más egresos por defunción se registraron”, dijo Robledo.

Ante la asamblea dio a conocer el nuevo proceso para designar a los delegados; la nueva forma en que operarán las unidades de medicina familiar, que darán atención los fines de semana, lo que equivaldría a construir más de 60 hospitales.

Zoé Robledo señaló que el presupuesto del instituto es sagrado por ser dinero de los derechohabientes; el programa de infraestructura hospitalaria parte de principios de priorización, eficiencia y transparencia y en el 2020 se ejercerán mayores recursos con una inversión superior a 13,000 millones de pesos, sin dejar hospitales como elefantes blancos en obra negra.

“Si se presupuesta, es porque se va a hacer. Si se va a hacer, es porque se necesita. Y no se inaugura ningún hospital hasta que no se tenga toda la plantilla, todo el equipo, todos los servicios necesarios y todas las vialidades suficientes para que entre en operación”, expresó.

El director general del IMSS destacó que para mejorar la calidad de los servicios es necesario corregir el déficit de personal; por ello, el presupuesto 2020 contempla la contratación de 10,794 plazas, de las cuales 5,196 permitirán impulsar la nueva estrategia de hospitales de tiempo completo para utilizar la infraestructura actual a su máxima capacidad.

Permanece en el tiempo

El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que las instituciones como el IMSS permanecen en el tiempo, y es una garantía para los trabajadores. Mencionó que ese organismo sobrevivió en los últimos años, en comparación con la Secretaría de Salud, que quedó en un “cascarón”. Insistió en que su gobierno busca comenzar una nueva etapa en los servicios de salud pública.

Al inaugurar la 110 Asamblea Ordinaria del Instituto Mexicano del Seguro Social, el presidente López Obrador dijo que el IMSS “es una institución ejemplar. Aplica la frase de que son más importantes las instituciones que los hombres; los hombres pasan, las instituciones permanecen; y éste es el caso del Seguro Social”.

“Esta institución se ha consolidado con el tiempo y es una garantía para la seguridad social en nuestro país. Por la existencia de estas instituciones y en especial por los trabajadores”, comentó.

Añadió que tener un órgano como el IMSS “nos da confianza por su profesionalismo, porque tiene toda una experiencia en la atención, no sólo del servicio médico, sino también en la seguridad social; además, es una institución tripartita, que también por eso es única, excepcional, con participación del sector obrero, de los empresarios, del gobierno”.

Mencionó que su plan consiste en que no falten las medicinas en las unidades médicas, en las clínicas y hospitales, y que lleguen hasta los lugares más apartados.