Finlandia no está dispuesta a poner más dinero en los fondos de rescate temporal y permanente de Europa, dijo la ministra de Hacienda, Jutta Urpilainen.

"No estamos preparados para incrementar el tamaño de estos mecanismos (de rescate)", dijo Urpilainen, y agregó que el tamaño del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) de 500,000 millones de euros debía ser suficiente.

"La política de Finlandia es estricta, pero como país hemos seguido todas las reglas aprobadas en conjunto con otros países", agregó.

Finlandia es uno de los pocos países de la zona euro que aún mantienen la calificación crediticia AAA y, consciente de la opinión pública local, se resistió a hacerse cargo de más responsabilidades respecto a países de la zona euro más débiles.

Autoridades del país dijeron que no participarán en la ayuda planeada por el bloque monetario para los bancos españoles a menos que España llegue a un acuerdo sobre garantías para respaldar cualquier deuda que compre Finlandia.

Los ministros de la zona euro acordaron poner a disposición de los bancos españoles 30,000 millones de euros hacia fines de julio si estas entidades necesitan fondos con urgencia.

Urpilainen afirmó que sería difícil cumplir con el plazo para alcanzar un acuerdo de garantías con España y conseguir la aprobación del paquete de ayuda en el Parlamento fines hacia fines de julio.

"Las negociaciones aún están en curso y es imposible decir cuándo se alcanzará un resultado", añadió.