El balance de las finanzas públicas al cierre del primer semestre del 2018 apunta a que se cumplirán las metas fiscales propuestas, aseguró Citibanamex.

La institución financiera destacó el sólido resultado semestral de las finanzas públicas que dio a conocer la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) con un sesgo positivo, en virtud de que las cifras de ingresos públicos superan a los datos programados a principios del año.

“En efecto, el balance público alcanzó en el primer semestre un déficit de 206,700 millones de pesos, suma mucho mejor al déficit programado de 337,800 millones de pesos”, resaltó.

No obstante, también admitió que a pesar de los resultados favorables al respecto, existen algunos puntos en los cuales se debe hacer una reflexión.

Entre ellos, expuso que los ingresos públicos estuvieron por arriba de lo programado en casi 200,000 millones de pesos, y en donde la mayor proporción se originó en los ingresos petroleros, debido principalmente al incremento del precio de la mezcla de petróleo.

Otro aspecto relevante, dijo, está en que la fuente principal de mayores ingresos respecto a lo programado se localice en los ingresos tributarios no petroleros, especialmente en el Impuesto al Valor Agregado (IVA) y el Impuesto Sobre la Renta (ISR).

Señaló que se tiene que considerar que el dinamismo en la recaudación de los impuestos tributarios ha sido muy bajo, sólo 1.1% real anual, es decir casi la mitad de lo que la economía ha crecido en el mismo periodo y cuyo lento ritmo se explica en la caída en el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS).

“El desplome del IEPS puede explicarse en gran parte por la caída en el IEPS de gasolinas, ya que frente al incremento de los precios internacionales de este energético, el subsidio se ha venido incrementando a lo largo de este año”, precisó en el documento.

Agregó que por el lado del gasto, persiste la tendencia ascendente ante el aumento del componente no programable, y en particular por el mayor costo financiero que probablemente estuvo impulsado por las mayores tasas de interés internacionales.

Por el contrario, sobresalió el fuerte repunte de la llamada inversión impulsada cuyo rubro coadyuva a romper la tendencia decreciente de la inversión pública.

Con todo y lo anterior, señaló Citibanamex, a pesar de las mayores presiones sobre el gasto, las finanzas públicas durante la primera mitad del año han mostrado un desempeño favorable.

Ello, con señales positivas para el cumplimiento de las metas fiscales tendientes a alcanzar un superávit primario equivalente a 0.8% del Producto Interno Bruto (PIB) y a una disminución de la deuda a un nivel equivalente a 45.5% del PIB.