La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) refirió que los resultados de las finanzas públicas en el primer cuatrimestre del año están en línea con las metas fiscales que el gobierno propuso para este año.

Destacó que de enero a abril los ingresos presupuestarios se ubicaron en 1 billón 715 millones de pesos, 14.6% menos, en términos reales, en comparación con el mismo periodo del año pasado, pero si se excluye el Remanente de Operación del Banco de México (ROBM) que se recibió el año anterior, los ingresos fueron mayores en 2.6 por ciento.

Los ingresos presupuestarios del sector público fueron 9.9% mayores a los estimados con un excedente de 154 millones de pesos.

“Los ingresos presentan un comportamiento positivo, tanto respecto al programa como con relación a lo observado el año pasado (...) Los ingresos en el periodo enero-abril crecieron 2.6% real anual una cifra favorable”, refirió la dependencia a cargo de José Antonio González Anaya.

Explicó que los remanentes de operación fueron “recursos extraordinarios” no recurrentes por un monto elevado, los cuales no reflejan los esfuerzos de recaudación ni el comportamiento de la economía mexicana.

Recordó que, de acuerdo con la Ley de Ingresos de la Federación para este año, no se tiene previsto recibir recursos del ROBM, por lo que los objetivos fiscales que se calcularon se hicieron sin contar los ingresos del Banco de México.

De igual manera, la SHCP indicó que los ingresos petroleros superaron en 51,000 millones de pesos lo programado, es decir, 18.8% más debido a que se han visto beneficiados por los incrementos en los precios del petróleo, mientras que los impuestos superaron lo previsto por más de 69,000 millones de pesos, 6.8% más.

“Este comportamiento de los ingresos, mejor de lo programado, contribuyó a que los balances fueran mejores a lo previsto en el programa. En particular, el balance primario fue superavitario y por encima de lo que se tenía originalmente estimado. Así, los resultados están en línea con la meta de déficit en su definición más amplia de 2.5% del Producto Interno Bruto (PIB), mientras que la deuda continúa con su trayectoria decreciente”, afirmó.

De acuerdo con el informe de finanzas públicas, durante los primeros cuatro meses del año el balance primario presentó un superávit de 172,300 millones de pesos, el cual se compara con el superávit primario previsto en el programa de 24,500 millones de pesos y el superávit primario de 162,000 millones de pesos del mismo periodo del 2017 anterior, excluyendo el entero del ROBM.

Por su parte, los Requerimientos Financieros del Sector Público registraron un déficit de 45,800 millones de pesos, en línea con la meta anual de un déficit de 2.5% del PIB. En el mismo periodo del año anterior, presentaron un déficit de 6,200 millones de pesos, excluyendo el ROBM.