El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, afirmó que los bancos ibéricos en el extranjero operan como filiales, por lo que no se verán impactados por la situación que están pasando en sus matrices, por el contrario, se reforzará la confianza en ellos.

Los bancos españoles operan como filiales, por lo que el refuerzo al sistema financiero español no los dañará, sino que aumentará la confianza , dijo en su discurso en la sesión de apertura del Foro Económico Mundial sobre América Latina, al que asisten 900 empresarios, funcionarios y líderes de 71 países.

Explicó que en este momento las instituciones de crédito españolas están pasando por un desapalancamiento, proceso que no se está observando en Latinoamérica. Dijo que los principales bancos ibéricos se están expandiendo en la región, en donde se destaca la presencia en Brasil. Mencionó la importancia de los activos y crecimiento de bancos como Santander y BBVA.

Rajoy también se refirió al comercio internacional y la tensión que se vive actualmente en Europa, de la que dijo estar confiado que se superará. No obstante, estableció que se requerirá primero restaurar la confianza en la Unión Europea en su conjunto y de sus estados miembros en lo individual. Para ello, consideró que avanzar en la consolidación fiscal será el único camino para volver a la senda del crecimiento.

AJUSTES ECONÓMICOS

Después, habló de los ajustes económicos que ha hecho España para enfrentar la crisis y adelantó que este viernes el Consejo de Ministros dará a conocer otras medidas de salud, educación y administración pública. Antes ya había tocado el tema de la expropiación en Argentina de Repsol y su rechazo a tal medida. Por lo que remató su discursos advirtiendo que en España va a hacer falta mucho coraje y mucha pedagogía, así como que no falte el sentido común .

leonor.flores@eleconomista.mx