Finalmente, Guillermo Nielsen no estará en el Ministerio de Economía ni ocupará un cargo en el gabinete para renegociar la deuda, como se especuló reiteradas veces tras el triunfo de Alberto Fernández, sino que será el nuevo presidente de YPF, tal como confirmó este viernes el presidente electo sobre el final de la conferencia de prensa en la que presentó a su gabinete.

Nielsen va a ser el encargado, entonces, de imprimir a YPF un perfil lo más independiente posible de la Casa Rosada y blindar a la formación Vaca Muerta de los constantes giros de las políticas económicas.

Desde hacía varios meses, el nuevo presidente de YPF, que remplazará a Miguel Gutiérrez, venía trabajando en un proyecto para blindar Vaca Muerta y convertir a la política energética en una política de Estado.

Eso será clave para atraer inversiones en petróleo y gas en los próximos años. Según distintos estudios, hasta el 2023 pueden llegar desembolsos de petroleras nacionales y extranjeras por unos 27,000 millones de dólares.

Si bien los futuros ministros y funcionarios no adelantaron sus planes —ni los adelantarán, aseguraron, por lo menos hasta el 10 de diciembre—, Nielsen ya dejó en claro qué piensa de YPF y de Vaca Muerta, temas de los que habló con El Cronista en una entrevista realizada en julio.

En ese diálogo, el futuro presidente de la petrolera de mayoría estatal señaló que para encarar una reforma que no implique recortes de jubilaciones hace falta aumentar los ingresos. Y en ese marco, señaló que con Alberto Fernández tenían ya “un plan” en el que “la prioridad es la puesta en marcha a pleno de Vaca Muerta”.

“Tenemos que ampliar las fronteras a nuevos negocios. Y la que es factible, y la que la experiencia americana con shale oil y shale gas nos muestra que puede caminar muy rápido, es Vaca Muerta y las demás formaciones de petróleo no convencional. Hacen falta reglas de juego que atraigan a jugadores internacionales”, afirmó en la entrevista.

El nuevo equipo económico

El presidente electo, Alberto Fernández, confirmó como ministro de Economía al joven académico Martín Guzmán.

La tarea del economista heterodoxo, un discípulo de 37 años del ganador del Premio Nobel Joseph Stiglitz en la Universidad de Columbia, no será sencilla: Argentina sufre una de las inflaciones más altas del planeta, una profunda recesión y una deuda que parece impagable sin renegociar.

El economista heterodoxo Matías Kulfas, que anteriormente ocupó cargos en el gobierno y el banco central, será el ministro de Producción y Desarrollo. Kulfas ostenta una sólida trayectoria como académico, consultor y exfuncionario en temas de desarrollo económico y promoción de la industria nacional.

Fernández confirmó que Miguel Ángel Pesce, que fue presidente interino del banco central en el 2010, volverá a dirigir el rumbo de la autoridad monetaria del país.

En las últimas horas del viernes, el Fondo Monetario Internacional (FMI), entidad con la que Argentina deberá reestructurar cerca de 44,000 millones de dólares de deuda, felicitó a los entrantes ministros de Economía y Producción, y al nuevo titular del banco central.

“Esperamos la oportunidad de trabajar con ellos”, dijo el vocero del FMI, Gerry Rice, en un mensaje en su cuenta Twitter.