Esta semana, dos bancos centrales de relevancia sistémica harán su primer anuncio monetario del año: el Comité Federal del Mercado Abierto (FOMC, por su sigla en inglés) de la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos y el Banco de Inglaterra (BoE).

Estrategas de inversión de JP Morgan, Barclays, Banorte y Oxford Economics prevén que la Reserva Federal mantendrá sin cambio el premio que paga desde octubre del año pasado y que se ubica entre 1.50 y 1.75%, ante el discurso consistente de los miembros del comité sobre que su política monetaria está bien orientada al cumplimiento de sus objetivos de crecimiento, inflación y generación de empleo.

Sin embargo, para el caso del Banco de Inglaterra es menos clara la expectativa sobre la decisión, pues los expertos de JPMorgan y los de Banorte consideran que la tasa quedará sin cambio en 0.75%, tal como se ha mantenido desde el 2018, a pesar de que el próximo viernes 31 de enerose completará la salida del Reino Unido de la Unión Europea, concida como Brexit.

Sin embargo, los estrategas del banco inglés Barclays y de la consultoría inglesa de negocios Oxford Economics consideran que, por el Brexit, el Banco de Inglaterra realizará el primer movimiento en 17 meses, y sería de un recorte de 25 puntos base que dejarían la tasa de referencia del Reino Unido en 0.50 puntos.

Este ajuste podría impulsar una economía que se se encuentra debilitada y que enfrenta el riesgo del impacto económico que podría traer la salida oficial de la Unión Europea, explicaron los estrategas de Barclays.

Mientras, los de Oxford Economics retoman discursos del gobernador saliente del BoE, Mark Carney, y de Silvana Tenreyro, para destacar que la política monetaria suele ser tan dinámica como la economía misma lo marque.

“Un recorte de tasas en Reino Unido no es letra muerta del todo”, aseveraron. El anuncio del BoE está programado para el próximo jueves 30 de enero, un día antes del Brexit.

En Estados Unidos, hay más certidumbre

Estrategas de Oxford Economics explicaron, desde Nueva York, que no esperan señales de cambio por parte del presidente de la Fed, Jerome Powell, en la conferencia del miércoles, donde detallará las razones de la decisión monetaria.

“Powell ha adoptado un lenguaje mucho más cuidadoso en sus conferencias de prensa en los últimos meses y no esperamos que cambie esta tendencia en el primer anuncio del año”, indicaron.

En JPMorgan, precisan que tampoco esperan ningún cambio en la política monetaria, ante el consistente mensaje de los miembros del FOMC, acerca de que su trayectoria se encuentra en una buena posición respecto del desempeño de la economía. Esta observación es congruente con lo descrito por el FOMC en su comunicado de diciembre: “la política monetaria está bien orientada para servir a los estadounidenses apoyando a dar continuidad al crecimiento económico, un sólido mercado laboral y la inflación cerca de la meta de 2 por ciento”.

Estrategas de Barclays mencionaron el discurso del presidente de Estados Unidos en Davos, Donald Trump, donde comentó del rápido incremento en las tasas que condujo la Fed en el pasado. En ese comentario, el presidente Trump aseveró que fue “letal el alza de tasas, un gran error”.

Las tasas de la Fed fueron recortadas en tres ocasiones durante el 2019. Al iniciar el año pasado, la tasa se encontraba entre 2.25 y 2.50% y cerró el año entre 1.5 y 1.75 por ciento. Recortes que marcaron un giro en la política que mantuvo por casi una década.

Las herramientas FedWatch del Grupo CME y la desarrollada por Investing, a partir del comportamiento del mercado de futuros de Nueva York, concuerdan en que no habrá cambio alguno en el anuncio monetario de este miércoles.

La primera reunión monetaria del año del FOMC, a celebrarse entre hoy (martes) y mañana, 28 de enero, sería una de seis donde se prevé que mantendría sin cambio la tasa de referencia, según estas herramientas. De acuerdo con ellos, podrían presentarse dos recortes en noviembre y diciembre de 25 puntos base.

[email protected]