El banco central de Estados Unidos (Fed) anunció la venta al banco helvético Credit Suisse de un portafolio de títulos vinculados a préstamos inmobiliarios de un valor de 6,000 millones de dólares.

Esta operación permitió a la Fed desprenderse de los últimos títulos que la compañía de seguros AIG le había cedido a fines del 2008 como garantía por un préstamo de 19,500 millones de dólares.

La Fed señaló que recuperó esa suma y que obtuvo un beneficio neto de 2,800 millones de dólares sobre este préstamo.

klm