La Reserva Federal de Estados Unidos subió este miércoles las tasas de interés por segunda vez en tres meses, una decisión impulsada por el continuo crecimiento económico, las sólidas ganancias del empleo y por la confianza en que la inflación avanza hacia la meta del banco central estadounidense.

NOTICIA: El mercado espera que la Fed aumente su tasa en 25 puntos base

La decisión de subir en 25 puntos básicos la tasa de interés para situarla en un rango del 0.75 a 1.00% resalta una de las más convincentes medidas de la Fed en su esfuerzo por llevar la política monetaria a un sendero más normal.

OPINIÓN: Janet Yellen, la banquera que estorba a Donald Trump

No obstante, el comité de política monetaria no esbozó un plan para acelerar el ritmo de endurecimiento monetario. Aunque la inflación está "cerca" del objetivo del 2% del banco central, el comunicado destacó que la meta es "simétrica", indicando una posible disposición a dejar que los precios suban a un ritmo ligeramente más rápido.

NOTICIA: Comienza la reunión de la Fed: ¿Qué se espera?

Nuevas alzas serán sólo "graduales", informó la Fed en su comunicado, donde algunos funcionarios mantuvieron sus perspectivas de dos aumentos más de las tasas este año y otros tres en el 2018. La Fed subió las tasas sólo una vez en el 2016.

La Fed envió así el mensaje de que casi ocho años después de la severa recesión, la economía estadounidense ya no necesita las muletas de unas tasas de interés ínfimas y está en condiciones de soportar condiciones de crédito más estrictas.

erp