La Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) reconoció que la economía seguía mostrando señales de debilidad, pero no hizo nada para impulsar el crecimiento, a lo que los mercados financieros reaccionaron con moderadas pérdidas al cierre de la jornada neoyorkina, ahora con la mirada puesta en el Banco Central Europeo (BCE).

El instituto central, presidido por Ben Bernanke, cumplió con las expectativas: mantuvo la tasa de los fondos federales en un rango entre 0 y 0.25%, e indico que se mantendría en tal nivel hasta el 2014, además de no anunciar ningún estímulo económico.

En el comunicado de política monetaria, la Fed reconoció: La actividad económica se desaceleró un poco durante el primer semestre del año y con ello modificó su lenguaje al informar que ofrecerá medidas acomodaticias adicionales según sea necesario para promover el crecimiento.

Este cambio en el lenguaje es muy similar a un cambio introducido en la reunión de septiembre del 2010 y que precedió a la introducción de la segunda ronda de alivio cuantitativo , por lo que es de esperar que sea en septiembre cuando vengan los nuevos estímulos, comentó Paul Ashworth, economista en jefe para Estados Unidos de Capital Economics en una nota a clientes.

Tras conocer el comunicado de la Fed, las bolsas se apresuraron a consolidar una tendencia bajista. En Wall Street, los principales índices cerraron a la baja. El Dow Jones perdió 0.25%, el S&P 0.3% y el índice tecnológico Nasdaq 0.7 por ciento.

Tras las nulas acciones de la Fed, los mercados esperan lo que pueda anunciar el Banco Central Europeo hoy. Es esperado que el BCE anuncie medidas de apoyo como la compra de bonos italianos y españoles para reducir la presión en tasas y la crisis de la deuda , indicó Jaime Ascencio, analista económico y de Mercados de Actinver.

De la decisión que tome el BCE dependerá el desempeño de los mercados en el corto plazo , acotó Ascencio. Agregó que se ha visto un rebote en las últimas jornadas en espera de la decisión del instituto encabezado por el italiano Mario Draghi.

Así, en Europa las bolsas cerraron con un tono positivo, excepto España. El índice bursátil europeo Stoxx 600 ganó 0.5%, mientras que en Italia el índice FTSE MIB avanzó 0.3 por ciento. Sin embargo, en la Bolsa de Madrid, el Ibex-35 perdió 0.3% ante la posibilidad de que Alemania haya presionado a Draghi para ser cauteloso con las medidas de apoyo a la crisis.

En México, los mercados reaccionaron con un tono mixto: mientras que la Bolsa Mexicana de Valores cerró a la alza, el principal índice bursátil del mercado mexicano, el IPC, inició agosto con un avance de 0.25% en 40,805.40 puntos, siendo los 41,000 puntos su siguiente resistencia psicológica.

En el mercado cambiario, el peso cerró con mínimos cambios. De acuerdo con el Banco de México, el dólar spot se apreció 0.09% a 13.2999 unidades por dólar. Esto, mientras que la moneda única europea cerraba con un avance de apenas 0.01% en 1.2229 dólares por unidad.