El Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) de la Reserva Federal (Fed) recortó la tasa de Fondos Federales en 25 puntos base, por primera vez desde el 2009 y el presidente de la Fed, Jerome Powell, comentó que no necesariamente es el inicio de un ciclo de recortes.

La tasa de referencia quedó en un rango de 2.00 a 2.25% con el voto a favor de ocho de los 10 miembros que integran al FOMC, las abstenciones fueron de la presidenta de la Reserva Federal de Kansas City, Esther George, y el de la Reserva Federal de Boston, Eric Rosengren.

Esta acción favorecerá la expansión sostenida de la actividad económica, fortalecerá las condiciones del mercado y ayudará a mantener el objetivo simétrico de la inflación en 2%, aseveraron en el comunicado.

Ahí mismo, explican que el comité se mantendrá revisando el impacto de la información económica y actuará de forma apropiada para mantener su objetivo.

Desde finales del 2015, la Fed aumentó nueve veces la tasa de interés, luego de haberla mantenido en niveles cercanos a cero durante ocho años, como una política expansiva para favorecer al crecimiento económico tras la crisis financiera.

Decisión dividida

Esther George había declarado públicamente que el rango de la política monetaria estaba en un nivel adecuado y sostuvo que podría ajustar esta perspectiva, sólo si se concretaban riesgos a la baja en el desempeño de la economía. De acuerdo con el comunicado, la banquera central votó a favor de dejar la tasa sin cambio.

Rosengren argumentó que la economía está avanzando perfectamente bien sin estímulos. El banquero central de la Fed de Boston participó, junto con el responsable de la Fed de Chicago, Charles Evans, en el antecedente del ciclo de recortes de tasas, cuando había que estimular a la economía ante la Gran Recesión.

 

Sin presión política

En la conferencia de prensa, dirigida por el presidente del Fed, Jerome Powell, declinó comentar si la decisión de recortar traía consigo una reacción a las solicitudes del mandatario de EU.

En cambio, respondió que el comité toma sus decisiones en función de la información económica doméstica y global. Y que en este caso encuentran más riesgos a la baja para la inflación. Precisó que su forward guidance, es decir, la política hacia adelante, estará dirigida por un monitoreo de la evolución de la inflación y la economía local.

Powell afirmó en su comparecencia ante el Senado de Estados Unidos el mes pasado, que la tensión de las relaciones comerciales podría presionar a los precios de productos al interior del país. Restan aún tres anuncios programados para el FOMC: el 18 de septiembre, 30 de octubre y 11 de diciembre.

El jefe de Research para América Latina en Barclays, Marco Oviedo, explicó que pese al recorte la Fed no envió la señal de un relajamiento que habría metido presión al Banxico.

En el comunicado, el comité aseveró que estarán atentos a cómo se mantendrá la economía y la inflación, antes de tomar otra decisión sobre las tasas, lo que indica que no es el inicio de un ciclo de relajamiento.

Trump, decepcionado

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo que el jefe de la Reserva Federal, Jerome Powell, “nos decepcionó” con una baja de tasas de interés de un cuarto de punto porcentual.

“Lo que el mercado quería oír de Jay Powell y de la Reserva Federal era que este era el inicio de un prolongado y agresivo ciclo de recorte de tasas que seguiría el ritmo de China, la Unión Europea y otros países”, tuiteó Trump horas después de que el banco central divulgara su comunicado de política monetaria.

“Como siempre, Powell nos decepcionó, pero al menos está terminando el endurecimiento cuantitativo, que no debería haber comenzado en primer lugar”, agregó.

[email protected]