El presidente de la Reserva Federal estadounidense, Ben Bernanke, llamó a las potencias del G20 a coordinar más estrechamente la reforma financiera para reforzar la economía global.

Dirigiéndose a una conferencia del Banco de Corea, en Seúl, a través de una conexión por video, Bernanke dijo que se necesitaba "una amplia cooperación internacional" en momentos en que los gobiernos regulan los mercados.

"A nivel mundial, el liderazgo del Grupo de los 20" --del que Corea del Sur ejerce la presidencia-- "será esencial para garantizar que las reformas no sólo sean fuertes y eficaces, sino también consistentes y coordinadas entre los países", declaró Bernanke.

Los ministros de Finanzas del G20, foro de los principales países desarrollados y emergentes del planeta, se reunirán en el puerto de Busan, Corea del Sur, el 4 y 5 de junio para preparar la cumbre de jefes de Estado y de gobierno del G20, prevista el 26 y el 27 de junio en Toronto (Canadá).

Los miembros del G20 se han comprometido a reformar el sistema financiero internacional de manera concertada, para que éste esté mejor regulado y se evite así una repetición de las fallas que condujeron a la última crisis económica.

"Se necesitará una amplia cooperación internacional para reforzar el sistema financiero internacional y garantizar que las instituciones financieras están adecuadamente reguladas, bien capitalizadas, con liquidez y transparentes", añadió Bernanke.

Pero los críticos aseguran que los esfuerzos nacionales no tendrán efecto en una era en que los bancos y los fondos de inversiones pueden realizar operaciones a través de las fronteras en fracción de segundos.

Los ministros del G20 también tratarán durante el encuentro de esta semana la crisis de la deuda en la zona euro.

Dos responsables de la Reserva Federal estadounidense expresaron este lunes en Seúl su confianza en la recuperación económica de Estados Unidos y minimizaron el impacto de la crisis de la deuda de la zona euro en la economía mundial.

Charles Plosser, presidente de la Fed de Filadelfia, y Charles Evans, presidente de la Fed de Chicago, no descartaron sin embargo "las sorpresas" que podrían empujar a la Fed a atrasar o, al contrario, acelerar la salida de su política de reactivación.

"Por el momento, las perspectivas de la continuidad del crecimiento en Estados Unidos permanecen relativamente sólidas", dijo Plosser.

Sin embargo señaló que una de las lecciones de la reciente crisis financiera es que "nunca hay que decir 'nunca más'" y que la crisis de la zona euro "ensombreció un poco el horizonte".

"Hay que ser prudentes", concluyó.

Por su parte, Charles Evans, presidente de la Fed de Chicago, afirmó que la reactivación económica estadounidense "está en curso", pero que la inflación que se mantienen a un bajo nivel significa que la Reserva Federal deberá mantener sus tasas bajas "por un periodo aun más largo".

Plosser y Evans destacaron la mejoría en el mercado laboral de Estados Unidos, lo que ven como un signo prometedor de una reactivación aún mayor.

RDS