La Reserva Federal aún no ha decidido si se embarcará en una nueva ronda de alivio cuantitativo, aunque esa opción sigue abierta, dijo el lunes un importante funcionario.

El presidente de la Fed de Nueva York, William Dudley, un cercano aliado del presidente de la Fed, Ben Bernanke, pintó un panorama mixto sobre la economía estadounidense, matizando las señales recientes de una consolidación de la recuperación con advertencias sobre un posible estancamiento.

"No se ha decidido nada", sostuvo en referencia a un tercer alivio cuantitativo, que consiste en comprar activos a gran escala para mantener bajas las tasas de interés y dar un envión a la economía.

"Todo depende de cómo evolucione la economía", señaló Dudley. "Todo se reduce a los costos y beneficios, y si llegamos a un punto donde pensemos que los beneficios de otro programa de alivio cuantitativo superan los costos, ciertamente lo haremos", afirmó.

Dudley, al igual que Bernanke en un reciente testimonio ante el Congreso, defendió la actual política expansiva de la Fed, pero no dio pistas sobre los próximos pasos para apuntalar la economía y lograr una baja de la tasa de desempleo.

Otro funcionario de la Fed dijo que creía que no haría ningún bien a la economía que el banco central lance un nuevo estímulo.

"Hemos llenado los tanques, hay mucha liquidez. No necesitamos más", sostuvo el presidente de la Fed de Dallas, Richard Fisher, durante un evento financiero en Londres.

Fisher suele ser un funcionario duro contra la inflación y ha criticado la última compra de bonos lanzada por la Fed. Este año no tiene poder de voto en el comité que fija las tasas.

¿2013 O 2014?

La Fed celebró su encuentro mensual la semana pasada sin anunciar cambios en la política monetaria y sin una evaluación concluyente sobre el crecimiento del empleo y el alza de la energía.

Sin embargo, mantuvo su promesa de mantener las tasas en niveles ultrabajos hasta fines del 2014. Al ser consultado sobre eso el lunes, Dudley respondió: "Las tasas podrían subir antes o después, dependiendo de cómo evolucione la economía".

"Si la economía fuera a cambiar de una manera significativa, entonces obviamente cambiaríamos nuestro pronóstico", explicó.

Las positivas cifras económicas vistas en lo que va de este año han tentado a varios a decir que la recuperación está en marcha y que por lo tanto la Fed no tomaría nuevas medidas de estímulo.

Tras el encuentro de la Fed de enero, los mercados apostaban a que la primera alza de tasas podría producirse para julio del 2014. Ahora, tras reportes que mostraron que los empleadores sumaron 511,000 trabajadores en enero y febrero, estiman que el primer aumento podría producirse a mediados del 2013.