El Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por su sigla en inglés) de la Reserva Federal (Fed), dejó sin cambio la tasa de fondos federales de Estados Unidos en un rango de 1.75 a 2%, restando presiones a la Junta de Gobierno del Banco de México, para la resolución monetaria de este jueves.

En un comunicado, el quinto del año, los banqueros integrantes del FOMC sostuvieron que la economía de aquel país se mantiene en una dinámica “robusta” y en fortalecimiento, lo que ha favorecido las ganancias arrojadas por el mercado laboral en los últimos meses.

El dato más reciente del Producto Interno Bruto de Estados Unidos evidencia una expansión de 4.1% anualizada al segundo trimestre, que le permitió crear 213,000 puestos de trabajo en junio, superando las expectativas.

En el comunicado, los integrantes del comité responsable de dirigir la política monetaria en Estados Unidos expusieron que “los riesgos para un deterioro económico parecen estar equilibrados”.

La decisión fue tomada por unanimidad y se convierte en la tercera en la que participa Jerome Powell como presidente de la Fed.

Powell envió señales, desde su designación, de que se inclina por una normalización gradual de la política monetaria y la reducción de la hoja de balance “siempre que la economía siga evolucionando de forma favorable”.

En sus recientes intervenciones ante el Congreso, el banquero central de Estados Unidos explicó que la política monetaria y sus señales deben ser claras y transparentes y anticipó que a partir del año entrante, cada una de las ocho reuniones monetarias del FOMC vendrá acompañada de una rueda de prensa.

Estrategas de Capital Economics consideran que el mensaje incluido en el comunicado evidencia que, pese a la incertidumbre por las políticas comerciales y el criticismo del presidente Donald Trump, los banqueros centrales continuarán con el alza de tasas.

El detalle de esta reunión, con su exposición de motivos, será divulgado en la tercera semana de agosto, en las minutas.

De acuerdo con Delia Paredes, directora ejecutiva de Análisis y Estrategia en Banorte-Ixe, el dólar presentó cambios moderados tras el comunicado, borrando la ligera ganancia que acumulaba en la sesión donde se anunció la decisión del comité, lo que se suma al rally acumulado del peso desde mediados de junio.

Menor presión en Banxico

La decisión del FOMC de la Fed resta presión a la Junta de Gobierno del Banco de México para la ruta que anunciarán en el comunicado programado para este jueves.

Tal como lo ha explicado el cuerpo colegiado del banco central mexicano, entre los elementos que son guía para su decisión monetaria están: la trayectoria de la inflación; las expectativas de inflación, el impacto del tipo de cambio en las expectativas y en precios de mercancías, así como en la tendencia de la tasa de fondos federales de Estados Unidos.

Lo que favorece a estimar que la decisión del Banco de México será de una tasa sin cambio, en 7.75%, pero con un comunicado caracterizado aún por un sesgo hawkish, que significa restricción en la concesión de créditos o bien un aumento en tasas de interés cuando hay riesgos al alza en la inflación.

Esta previsión sobre el tono del comunicado tiene que ver con la consideración que haría la Junta de Gobierno sobre la pausa en la tendencia a la baja que traía la inflación, que se observa desde la segunda quincena de mayo y el alza en las previsiones de inflación para este año.

En sus reportes de medio año, estrategas de Goldman Sachs y Pantheon Macroeconomics consideran que las condiciones financieras de México se han endurecido de forma importante, lo que puede generar algún tipo de presión en el ciclo de la economía.

Este contexto favorece la previsión de ambos, sobre una tasa de interés mexicana sin cambios en lo que resta del año, en el nivel de 7.75 por ciento.

El Banco de México realizará el quinto anuncio monetario del año.

[email protected]