El Comité Federal del Mercado Abierto de la Fed (FOMC, por su sigla en inglés), mantendrá sin cambio su política monetaria a pesar del reconocimiento del Presidente Jerome Powell de que Estados Unidos está en un “punto de inflexión” rumbo al crecimiento económico, prevén analistas de Barclays, Oxford Economics y Capital Economics.

La posibilidad de un giro sorpresivo en la posición expansiva del Fed y su impacto en emergentes como México está acotado, advirtieron estrategas del fondo de inversión Natixis IM.

En análisis separados, estrategas concuerdan en que el discurso y el forward guidance que dará el Comité del Fed, que incluye señales hacia movimientos futuros, se mantendrán también sin modificación, “extremadamente dovish”. Esto significa que la indicación seguirá con una postura relajada en las tasas, lo que sigue otorgando un apoyo a la expansión.

“A pesar de la declaración que dio el presidente Jerome Powell cuando dijo que la economía alcanzó un punto de inflexión, el mercado laboral sigue lejos de su nivel prepandémico”, destacó la consultoría inglesa Oxford Economics.

En tanto, la consultoría de negocios Capital Economics, considera que sí se presentará este año una reducción de compras mensuales de activos una vez que se confirme una tendencia positiva de recuperación económica, firme y sin riesgos. Lo que en este momento aún no es claro, acotaron.

También en Wall Street, estrategas de Barclays concuerdan en que el tercer anuncio del año del FOMC que se completará este miércoles, debería permanecer sin cambios importantes a pesar de la claridad de la recuperación de Estados Unidos.

En el análisis semanal de Barclays, la entidad precisa que en las economías avanzadas como Estados Unidos, la Unión Europea y Canadá, son los factores domésticos los que mueven las decisiones de las autoridades monetarias.

Menciona que el anuncio del recorte del programa de compras de bonos del Banco de Canadá, no es una señal de que vienen más posiciones similares en otros bancos centrales.

Toma el caso del Banco Central Europeo (BCE), donde la presidenta, Christine Lagarde, advirtió que no se moverán en línea con la Fed, pues las perspectivas de inflación y crecimiento en ambas regiones están “demasiado separadas”.

En la Fed, hay coincidencia entre los miembros del Comité que tolerarán que la inflación pueda rebasar temporalmente el nivel puntual de 2% como una señal del fortalecimiento de las condiciones económicas.

Aparte, economistas de Natixis IM, destacaron que a diferencia del episodio de 2013, hoy los mercados emergentes “están mejor posicionados” y menos expuestos a un cambio en la política monetaria de EU.

ymorales@eleconomista.com.mx