La Reserva Federal (Fed) carece de experiencia para guiar la política monetaria en un contexto de incertidumbre generado por la política comercial. Sin embargo,  “el Comité Federal de Mercado Abierto de la Fed sí está preparado y listo para otorgar un estímulo, si se presenta una desaceleración económica agravada por la tensión comercial”, advirtió el presidente de la Fed, Jerome Powell.

“Si bien la política monetaria es una herramienta poderosa para apoyar al gasto del consumidor, la inversión empresarial y la confianza, no cuenta con el impacto para enfrentar la incertidumbre provocada por el comercio internacional”, declaró.

Al dictar la conferencia más esperada del Symposium Económico de Jackson Hole 2019, aseveró que “la incertidumbre que está alimentando la política comercial está jugando un papel determinante en la desaceleración económica mundial, en el debilitamiento de las manufacturas y en el gasto de capital en Estados Unidos”.

En el discurso pronunciado ante más de 70 banqueros centrales del mundo, el presidente del Fed enfatizó que “el reto actual es procurar que se mantenga la expansión de la economía de Estados Unidos que transita por el décimo primer año consecutivo de avance”. Se trata del periodo más largo para una fase de expansión económica, matizó.

“Nuestro desafío es hacer que la política monetaria ayude a mantener la expansión, de modo que los beneficios se extiendan hacia un mercado laboral fuerte, y que sea un contexto favorable para tener una inflación anclada en 2 por ciento”.

Economistas de Oxford Economics advierten que con estos comentarios, “el presidente de la Fed ha telegrafiado pistas sobre una política expansiva”.

Tensión comercial, sin precedente

El banquero central, que se mantiene bajo la crítica y señalamientos del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, por no acelerar los recortes en la tasa de referencia, reconoció que el comité se encuentra en una encrucijada, pues la tensión comercial global “no tiene precedentes que puedan servir de experiencia para determinar la fórmula y herramientas apropiadas para la política monetaria”.

El comité cuenta con amplia experiencia para enfrentar los típicos retos macroeconómicos, aseveró. Pero “la política comercial suele ser más un asunto del Congreso y la administración de Estados Unidos, que de la Fed”.

Sin embargo, “podemos tratar de analizar lo que está pasando. Observar cómo afecta a las expectativas la escalada de la tensión (comercial) y poder así ajustar la política para lograr nuestros objetivos”.

Contexto mundial, en deterioro

En la cita anual de Jackson Hole, el presidente Powell dijo que “las perspectivas de crecimiento mundial se han deteriorado.

“La economía de Estados Unidos ha seguido funcionando bien en general, y aun cuando la inversión empresarial y la producción se han debilitado, se mantienen en un sólido desempeño”. El crecimiento del empleo y el aumento de los salarios han impulsado al consumo y se han convertido en un sólido apoyo para la expansión económica, lo que permite enfrentar choques externos en una mejor posición, comentó.

Detalló “la evidencia” que tienen para anticipar una desaceleración mundial: la “notable repercusión que tienen los asuntos geopolíticos de China y Alemania”, la posibilidad del Brexit, la tensión social de Hong Kong y las discusiones del gobierno italiano.

Tras el discurso, Donald Trump comentó en Twitter que ya no sabía quién era el verdadero enemigo de Estados Unidos: Xi Jin Ping, presidente de China, o Jerome Powell.