La Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos reportó hoy que la actividad económica del país continuó en lo general su expansión, pero algunos de sus 12 distritos regionales registraron el inicio de un periodo de desaceleración.

En su esperado Libro Beige sobre las perspectivas de la economía estadunidense, el banco central identificó a los distritos de Nueva York, Filadelfia, Atlanta y Chicago como los que reportaron un descenso del ritmo de crecimiento desde su informe anterior.

El informe señaló que, en contraste, Dallas registró una tendencia alcista en su ritmo de crecimiento, mientras "otros distritos indicaron que el crecimiento continuó a un paso firme".

No obstante, la Reserva Federal hizo notar que varios distritos reportaron que el sector manufacturero experimentó una desaceleración de su crecimiento, aunque en general este rubro siguió expandiéndose a nivel nacional.

En relación con el gasto del consumidor, que representa dos terceras partes del crecimiento de la economía estadounidense, los distritos del banco central coincidieron en que su desempeño fue mixto, aunque la mayoría reportó un aumento modesto.

Entre los factores que moderaron el gasto de los consumidores destacan el aumento en el precio de los alimentos y los energéticos, así como las condiciones climáticas desfavorables en algunas zonas del país.

Apenas el martes, el presidente de la Fed, Ben Bernanke, reconoció que la economía estadounidense entró a un periodo de desaceleración y lamentó que su ritmo de crecimiento sea "frustrantemente bajo" para confrontar la situación de desempleo nacional.

La economía estadounidense creció a una tasa de 1.8% en el primer trimestre de 2011, comparado con el 3.1% en el último trimestre de 2010, de acuerdo con el Departamento de Comercio.

En tanto que la tasa nacional de desempleo subió en mayo pasado una décima de punto, a 9.1%, equivalente a 13.9 millones de personas, toda vez que la economía estadounidense creó apenas 54,000 empleos no agrícolas.

RDS / APR