Los integrantes de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) discutieron si hay una probabilidad de recesión y expresaron su preocupación por el impacto de las tensiones comerciales en una economía que se ve fuerte, según las minutas de la última reunión de política monetaria difundidas el jueves.

La más reciente reunión del Comité Federal de Mercado Abierto de la Reserva Federal (FOMC, por su sigla en inglés) se realizó el 12 y 13 de junio.

Las actas del encuentro, en el que los funcionarios decidieron elevar las tasas de interés por segunda vez este año, sugirieron además que las autoridades podrían señalar pronto que el ciclo de alza en las tasas referenciales había avanzado lo suficiente para ya no impulsar ni contener a la economía.

En general, las minutas dieron la impresión de un banco central impresionado por la fortaleza de la economía del país y confiado en sus planes de seguir subiendo el costo del dinero, pero también muy atento a lo que podría sacar a la actividad de su curso ascendente.

Por ejemplo, las autoridades de la Fed tuvieron una discusión amplia sobre si el pequeño diferencial entre las tasas de interés a corto y largo plazos podría ser señal de una inminente recesión.

“Varios participantes pensaron que sería importante continuar vigilando la pendiente de la curva de rendimiento”, según las minutas.

Los funcionarios también tuvieron una presentación especial del equipo técnico de la Fed sobre otro posible indicador de una recesión: el diferencial entre el nivel actual de la tasa y la tasa esperada en los mercados de futuros para varios trimestres en adelante.

El indicador podría tener información más confiable que la curva de rendimientos, la que podría estar distorsionada por factores temporales, sostuvo el equipo técnico, de acuerdo con las minutas.

El documento divulgado el jueves no indicó si las autoridades tomaron la curva de rendimiento o la información del personal técnico como una señal de una inminente recesión.

De hecho, los funcionarios en general estuvieron de acuerdo en que los datos económicos recientes mostraron una actividad sólida que se desarrollaba en línea con sus expectativas.

Sin embargo, también discutieron una serie de factores globales que potencialmente pesan en la economía o en su panorama, incluyendo “desarrollos políticos y económicos en Europa y algunas economías de mercados emergentes”.