El Fondo Monetario Internacional (FMI) anticipa que los grandes bancos europeos continuarán el proceso masivo de desapalancamiento para cumplir con las nuevas reglas de capitalización, lo que podría poner en riesgo la oferta de crédito en sus localidades y en los mercados externos donde tienen presencia.

Un desapalancamiento sincronizado y a gran escala podría dañar seriamente los precios de los activos, el abastecimiento del crédito y la actividad económica en Europa y fuera de ella , observa en su Global Financial Stability Report (GFSR).

De acuerdo con los expertos del Fondo, esta previsible astringencia crediticia golpearía directamente en el crecimiento económico, presionando aún más a las economías.

Explicaron además que los bancos europeos están altamente expuestos a riesgos soberanos, al deterioro de sus carteras por la crisis económica que enfrentan familias y empresas, y por los elevados requisitos para aumentar su capital .

Así que el efecto en sus libros podría significar una reducción de activos por 2.6 billones de dólares, que es casi 7% del total de sus activos.

El reporte, presentado en su totalidad a dos días de que inicie formalmente la Reunión de Primavera del FMI, advirtió que en este ambiente las autoridades financieras tendrían que promover incentivos a los bancos para evitar que sus opciones de desapalancamiento dañen aún más a la economía.

SUAVIZAR EXIGENCIAS

En el capítulo titulado Sovereigns, Banks and Emerging Markets: detailed análisis and policies , los expertos recomiendan a las autoridades bancarias buscar una transición suave para la implementación de medidas fiscales y financieras.

Sobre todo en los países como los europeos, donde la lucha contra el endeudamiento puede poner en riesgo el débil crecimiento.

En el informe, los expertos del FMI recomiendan a los mercados emergentes de Asia y Latinoamérica no dar por garantizada la estabilidad , pese al limitado efecto que han resentido de la crisis en Europa.

Desde el martes, Thomas Helbling, jefe de división de Investigación Económica en el FMI, comentó en conferencia de prensa que el riesgo de un contagio financiero de los bancos europeos a sus filiales en países emergentes estaba acotado.

Esto porque las subsidiarias, sobre todo de América Latina, tienen su negocio fundamentado en el mercado local.

Durante la conferencia para presentar el reporte completo, José Viñals, director de asuntos monetarios y de capital en el FMI, explicó que sin la nueva arquitectura financiera europea difícilmente podrá atajarse la crisis de la región.

Y es que la recapitalización parcial de los bancos parece haber salido de la agenda de las autoridades financieras y quizá tendría que ocupar un lugar principal, advirtió también en la conferencia del martes el economista en jefe del FMI, Olivier Blanchard.

CORTAFUEGOS EN EUROPA

De acuerdo con los expertos del FMI, el firewall que tendría que robustecerse en Europa para acotar los ataques financieros contra países de la región es sólo una parte del problema que enfrentan los países de la zona.

La situación financiera de los gobiernos y de los propios bancos son temas que deben asumirse aparte.

Un desapalancamiento sincronizado y a gran escala podría dañar los precios de los activos, el abastecimiento del crédito y la actividad económica .

Global Financial Stability Report del FMI.

ymorales@eleconomista.com.mx