Los grandes estados miembros del Fondo Monetario Internacional avanzaron en la definición de una reforma que daría mayor peso a los países emergentes en la institución, informó una fuente cercana al consejo de administración del FMI.

La fuente indicó que durante una discusión preliminar sobre el tema, los principales estados miembros del FMI acordaron las grandes líneas de un nuevo modo de cálculo de las cuotapartes y de los derechos de votación en la institución, aunque falta precisar detalles y redactar un texto concreto.

Los avances han sido tan importantes que el diferendo entre países ricos y emergentes podría dirimirse muy rápidamente, cuando se esperaban largas negociaciones al respecto, indicó.

Los países integrantes del FMI se comprometieron a modificar la fórmula matemática de cálculo de cuotapartes y derecho de voto antes de la fecha tope de enero de 2013.

Según la fuente cercana al consejo del FMI, el administrador brasileño Paulo Nogueira Batista, elevó propuestas que fueron favorablemente acogidas por sus pares más importantes.

Brasilia vincula la resolución de este tema a un aumento de su contribución a los recursos financieros del Fondo, que los europeos alientan.

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, repitió el martes durante una visita a la ciudad alemana de Hannover que los países emergentes estaban "de acuerdo en participar en el aumento de los medios del FMI", pero a cambio de una mayor injerencia en las estructuras de la institución.

El FMI anunció en enero que estaba procurando hacerse de las sumas necesarias para aumentar su capacidad crediticia en 500.000 millones de dólares, de forma de afrontar la crisis de la zona euro y sus consecuencias en el resto del mundo.

Hasta el momento, sólo la zona euro aceptó participar en la operación, prometiendo 150.000 millones de euros (197.000 millones de dólares) en diciembre.