La economía de Brasil crecerá solo 0.3% en 2015, estimó el Fondo Monetario Internacional, que redujo sus previsiones debido a la situación actual del mercado mundial de materias primas y a la ralentización de China.

El FMI, que hace poco preveía que Brasil crecería 1.4% este año, ahora pronosticó que el incremento será de 0.3%, tras cerrar 2014 con una progresión plana o incluso una contracción del Producto Interno Bruto (PIB), según datos preliminares del propio gobierno brasileño.

La mayor economía de América Latina y la séptima en el mundo comenzará una tímida recuperación en 2016, cuando el FMI prevé que mejorará 1.5%, 0.7% menos que en su último informe.

Los efectos de la caída de las materias primas sobre las perspectivas de crecimiento de América Latina están siendo más claros , señaló el economista del FMI, Olivier Blanchard.

El FMI prevé que este 2015 la región crezca 1.3% y en 2016 un 2.3%, impactada sobre todo por la desaceleración de la economía china gran consumidor de materias primas procedentes de América Latina, desde cobre chileno a soya brasileña , que creció en 2014 un 7.4%, su menor nivel en décadas.

El Banco Mundial estimó por su parte una desaceleración desordenada de Brasil, así como de otros países sudamericanos como Argentina y Venezuela, pese a la llegada de un nuevo equipo económico con el mandato renovado de la presidenta reelecta, Dilma Rousseff.

Esta semana un panel de analistas y expertos consultados por el Banco Central de Brasil previó que el PIB progresará apenas 0.40% en 2015, revisando a la baja las perspectivas económicas del gigante sudamericano.

La inflación, que en 2014 se situó en el 6.41, debería alcanzar el 6.60%, superando el objetivo del gobierno de 6.50%, pese a la ralentización económica.

erp