Bali, Indonesia. El Fondo Monetario Internacional (FMI) recortó sus expectativas de crecimiento para México para éste año y el que será el primero de la administración de Andrés Manuel López Obrador.

En el documento, lanzado desde Bali, Indonesia, prevén que para este año, el Producto Interno Bruto (PIB) mexicano conseguirá un crecimiento de 2.2 por ciento. Esta previsión contrasta en tres décimas con 2.5% que estimaba todavía en julio.

En la actualización de expectativas, incluida en su reporte insignia, el World Economic Outlook (WEO), el FMI ubicó el nuevo pronóstico de crecimiento para el 2019 en 2.5% desde su estimación anterior de 2.7 por ciento.

El ajuste es calificado de “notable” por el organismo, y “refleja el impacto que sí ha tenido en la inversión y la demanda interna, la incertidumbre generada por la negociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN)”.

En el informe, divulgado a dos días de que inicien las Reuniones Anuales del FMI y el Banco Mundial, los expertos del FMI destacaron que la actividad mexicana seguirá sostenida en la demanda de Estados Unidos, a quien ven expandiéndose de manera consistente

Inflación, fuera de objetivo 

Según su pronóstico, la inflación se mantendrá por segundo año consecutivo fuera del objetivo puntual de 3% y lejos del techo permisible, de 4 por ciento.

Según sus previsiones, continuará la presión de energéticos pesando en la medición, lo que llevará este año a la inflación a un nivel de 4.8 por ciento.

Y será para el 2019, cuando la inflación conseguirá la convergencia rumbo al objetivo de 3%, para inscribirse una variación de 3.6 por ciento.

Acuerdo comercial, paso adelante

En el documento, el organismo dice que la incertidumbre sobre la política comercial que particularmente está dirigiendo Estados Unidos hacia diversas fronteras y socios, “genera un debilitamiento del multilateralismo y del comercio mundial”.

Por ello considera que el acuerdo preliminar entre Estados Unidos y México, rumbo a la negociación del acuerdo de América del Norte, puede verse como “un paso adelante”.

No obstante, matiza que “faltan asuntos por resolverse” al haberse incorporado a Canadá también en la alianza.

Peor aún, “la escala en las tensiones desde Estados Unidos hacia China no permite suponer un cambio en el rumbo de la política comercial de Estados Unidos”.

Garantizar certidumbre 

Ante las condiciones financieras “marginalmente endurecidas”, por el alza de las tasas de interés de Estados Unidos, el FMI observa que la presión sobre mercados emergentes “está bien localizada”.

Destaca los casos de Turquía, Argentina y Brasil para ilustrar que los desequilibrios fiscales y políticos, han motivado un ajuste de portafolios donde estos tres emergentes han sido castigados.

“Los movimientos de las divisas emergentes y en desarrollo han reflejado y subrayan los fundamentales y la percepción de las políticas futuras”.

Y consignan que, a diferencia de otras divisas emergentes, el peso mexicano ha logrado apreciarse en 3.5% desde febrero, después de haber reflejado la preocupación por el resultado electoral, el previsible cambio en la dirección política y el sentimiento negativo por el futuro del TLCAN.

Y es en este contexto que recomendó al país “un objetivo fiscal de mediano plazo más ambicioso para México podría garantizar que persista la confianza del mercado”.

Además, consigna que así resarcirá el espacio fiscal para preparar a la economía mexicana para encarar en mejores condiciones las presiones demográficas que vienen. Es decir, el envejecimiento de la población.

Banxico, bajo dos fuegos 

En el mismo análisis, en el apartado sobre la inflación de las economías emergentes, los expertos del organismo destacaron que algunos bancos centrales como los de India, Indonesia, Filipinas y México han incrementado sus tasas en meses recientes para incidir en expectativas de inflación.

Pero también han tenido que mover al alza sus réditos, para liberar de presión a sus divisas, matiza.

En el diagnóstico para México, destaca que la inflación subyacente ha desacelerado, reflejando la moderación en la actividad económica y con ello está anclando las expectativas de inflación.

El informe completo es presentado en este momento por el Consejero Económico del FMI, Maurice Obstfeld, en lo que es su despedida del cargo.

[email protected]