La recuperación económica mundial se fortalecerá más de lo que se había anticipado este año y registrará un crecimiento de 4.6% del Producto Interno Bruto (PIB), estimó hoy el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Esta nueva proyección significó una corrección a la alza de medio punto porcentual respecto a la que dio a conocer en septiembre del 2009, que luego corrigió en abril pasado cuando colocó el crecimiento en 4.2 por ciento.

El FMI corrigió también a la alza el crecimiento para Estados Unidos que se proyecta crecerá este año a un ritmo de 3.3%, en contraste con el 2.4% que había anticipado en abril.

El favorable panorama, sin embargo, no se extendió a la Unión Europea, en donde el FMI dejó sin cambios sus proyecciones de crecimiento de 1.0%, aunque en casos como el de España anticipó una mayor caída.

En la nueva actualización de su reporte Proyecciones Económicas Mundiales, el FMI anticipó que la contracción de la economía española será ahora de 0.4%, en contraste con el 0.1% original.

Mientras para los países de las economías en desarrollo y emergentes, el FMI mejoró sus proyecciones de crecimiento en medio punto porcentual respecto a las cifras de abril.

Estimó que en ese bloque el crecimiento alcanzará 6.8% este año con una ligera desaceleración para el 2011, cuando se ubicará en 6.4 por ciento.

El principal motor del crecimiento en ese bloque serán las regiones de Asia y el sudeste asiático, destacando los casos de China y la India.

En China anticipó un crecimiento de 10.5% para este año, medio punto arriba de la proyección de abril, aunque la marcha se desacelerará en 2011 a 9.6 por ciento.

Un comportamiento similar anticipó para la India que de un crecimiento de 9.4% en el 2010 pasará a 8.5% el próximo año.

Pese a este panorama, el FMI apuntó en su nueva evaluación que los riesgos a la baja aumentaron 'drásticamente en medio del resurgimiento de las turbulencias financieras'.

Indicó que los nuevos pronósticos descansan en la implementación de las políticas orientadas a restablecer la confianza y la estabilidad, en especial en la zona del euro.

'A nivel más general, las medidas de políticas económicas aplicadas por las economías avanzadas deberían centrarse en una consolidación fiscal que inspiren confianza', apuntó el reporte del FMI.

Respecto a las economías emergentes, señaló que las políticas 'deberían ayudar a re-equilibrar la demanda mundial, entre otros formas mediante la aplicación de reformas estructurales, y en algunos casos, una mayor flexibilidad en el tipo de cambio'.

RDS