México debería reforzar sus candados legales de estabilidad fiscal para garantizar que la deuda pública no rebase 50% del Producto Interno Bruto (PIB), incluso en la eventualidad de un cambio de administración pública, sugirió el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Al interior de las conclusiones a la revisión del artículo IV del Convenio Constitutivo del FMI para México, sugieren generar una alternativa a la Ley de Responsabilidad Fiscal que permita fijar un techo explícito al déficit público en 2.5% del PIB. Este techo garantizará que la deuda no rebase 50% del PIB, bajo un escenario base de expansión económica en 2.5 por ciento.

Además, recomiendan que se establezca un consejo fiscal que garantice el cumplimiento de la regla del déficit en un periodo transexenal.

Al interior de Temas Seleccionados/Selected Issues , explican que bajo el escenario base del FMI para México, de un crecimiento económico en 3.3%, un techo al déficit en 2.5% tiene 90% de probabilidad de mantener la deuda pública en los 50 puntos del PIB.

Bajo un escenario alterno, donde la expansión económica sea de 2.5%, como el que ha tenido México en los últimos 20 años, el techo debería endurecerse para dejar al déficit en 2% del PIB. Con ello, la probabilidad de dejar la deuda en 50% del Producto también se queda cerca de 80 por ciento.

Proponen consejo fiscal

Además, los expertos del FMI recomiendan que se establezca un consejo fiscal que garantice el cumplimiento de la regla del déficit en un periodo transexenal.

Este consejo, sugieren, tendría que estar integrado por personas sin filiación política, lo que fortalecería su institucionalidad, empoderando la autonomía de los vigilantes .

Una vez que se establezca, y se garantice la reputación de los miembros, detalla, éstos podrían emitir diagnósticos, recomendaciones y pronósticos.

La idea general es fortalecer la transparencia que otorga una rendición de cuentas democrática, que fortalecerá las políticas fiscales e incrementará la eficacia del manejo fiscal, reduciendo los costos electorales , precisan.

En la presentación de las conclusiones, la directora de la división del Hemisferio Occidental del FMI, Dora Iakova, aclaró que los expertos del FMI reconocen la prudencia fiscal con la que se ha manejado México por años.

Pero dadas las condiciones externas, acotó, todos los países son convocados a reforzar los mecanismos que les permiten garantizar la estabilidad fiscal.

Además, puso de relieve que países como México que tienen una cuenta abierta en el FMI disponible cuando el banco central lo requiera, esto es la línea de crédito flexible por 70,000 millones de dólares deben poner especial atención en mantener las características de estabilidad que requiere el Fondo para otorgar este apoyo.

Fondo Mexicano del Petróleo

En el documento, los expertos alertaron que el Fondo Mexicano del Petróleo fue creado sólo para administrar ingresos relacionados con hidrocarburos, y en el contexto actual de declinación persistente de ingresos, se corre el riesgo de agotar los ahorros.

Ahí detallan que el gobierno federal no recibe más ingresos directamente de Pemex excepto por su tributación, lo que será aplicable a las compañías privadas de petróleo.

La regla dice que los ingresos petroleros irán al Fondo cuando sean superiores a 3% del PIB; los flujos adicionales podrían ser ahorrados.

Sistema financiero, sólido

En su evaluación, el FMI también destacó que el sistema financiero mexicano, incluyendo a bancos y otros intermediarios como aseguradoras y fondos de pensiones, permanece sólido.

En particular, refirió que los bancos mantienen niveles de capitalización y liquidez elevados, cumpliendo con los requerimientos de Basilea III, haciendo a este sector resistente a los riesgos crediticios y de mercado.

Asimismo, se destacó el sano crecimiento del crédito a los consumidores y a las empresas, en particular, que el sector privado mantiene balances sanos, lo que lo hace fuerte ante posibles choques externos.

El crecimiento en el crédito de la banca comercial se ha fortalecido para ubicarse en 10% durante la primera mitad del 2015. La mejora en el crédito ha sido generalizada entre los sectores .

Los directores indicaron que las reformas financieras han progresado favorablemente. También se destacó el papel más activo de la banca de desarrollo, que contribuirá a fortalecer la inclusión financiera. (Con información de E. Juárez)