Davos.- La jefa del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, encabezó un esfuerzo global el sábado para que la zona euro fortalezca su mecanismo de rescate financiero, diciendo que "si es lo bastante grande no será usado".

Lagarde, apoyada por el ministro de Finanzas británico, George Osborne, dijo que el FMI podría aumentar su apoyo a la zona euro pero presionó a sus líderes a actuar primero. Algunos de los participantes en el Foro de Davos siguen dudando de la viabilidad de la unión monetaria.

Países fuera del bloque de 17 países quieren que sus miembros inyecten más fondos antes de que comprometan recursos adicionales al FMI, que este mes solicitó la cifra adicional de 500.000 millones de euros (650,000 millones de dólares) en financiamiento.

Es decisivo que los miembros de la eurozona desarrollen un cortafuegos claro y simple que pueda actuar tanto para limitar el contagio como para proporcionar este tipo de acta de confianza en la eurozona, a fin de que se puedan cumplir las necesidades de financiación del bloque", aseveró Lagarde en un panel durante el Foro Económico Mundial.

En la reunión se notó la ausencia de algunos de los líderes de la zona euro, en particular de Alemania.

Las declaraciones de Lagarde coronaron un coro creciente de llamados hechos en Davos para que la zona euro aumente sus defensas financieras.

Al inicio de la conferencia la canciller alemana, Angela Merkel, sugirió que aumentar o aun triplicar el tamaño del fondo podría convencer a los mercados por un tiempo, pero advirtió que si Alemania hacía una promesa que no podía mantener "entonces Europa es realmente vulnerable".

Osborne dijo que el bloque monetario debe aumentar su cortafuegos antes de que otros países incrementen su financiamiento para el FMI.

"No habrá más contribuciones de los países del G-20, Gran Bretaña incluida, a menos que podamos ver el color de su dinero", dijo Osborne.

El ministro de Economía de Japón, Motohisa Furukawa, replicó que "sin la acción firme de Europa, no creo que los países en desarrollo como China u otros estén dispuestos a pagar más dinero para el FMI".

Pero Lagarde dijo que si se aumentaba los suficiente los recursos para el prestamista internacional, la confianza llegaría a un grado en el que no serían necesarios.

"Y eso también se aplica al cortafuegos", afirmó.

MIF