El primer subdirector gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Geoffrey Okamoto, pidió a los países que pasen de salvar sus economías del colapso a reactivar reformas orientadas al crecimiento para impulsar sus perspectivas de recuperación y hacerlas más sostenibles.

El funcionario externó en una publicación en el blog del sitio web del FMI que la pandemia del Covid-19 retrasó y revirtió algunas reformas a favor del crecimiento, y restaurarlas puede ayudar a compensar la pérdida de producción que se presentó durante la pandemia.

Los marcos de políticas de competencia mejorados, como los que se debaten en Europa y Estados Unidos, pueden reducir la concentración del poder de mercado en unas pocas empresas y crear una competencia e innovación más dinámicas.

“Aprovechar este momento para algunas de estas reformas significa que el estímulo monetario y fiscal que aún fluye servirá como un trampolín hacia un futuro más brillante y sostenible en lugar de una muleta para una versión más débil de la economía anterior al Covid-19 (...) aprovechar la oportunidad podría generar años de sólido crecimiento y progreso en los niveles de vida posteriores al Covid”, declaró Okamoto.

Vacunan a la economía

En días recientes, el directorio ejecutivo del FMI anunció que respaldaba la propuesta de la directora gerente de la institución, Kristalina Georgieva, para inyectar 650,000 millones de dólares a la economía global por medio de Derechos Especiales de Giro (DEG).

Se trata de la mayor asignación en la historia de la entidad y fue planeada para reforzar sus reservas de cara a abordar los problemas de la recuperación económica tras la crisis provocada por el Covid-19.

Tras el visto bueno del directorio, Georgieva confirmó que presentará dicha propuesta a la Junta de Gobernadores del FMI para su examen y aprobación, señalando que la expectativa de la institución es que, una vez aprobada, la asignación de DEG se lleve a cabo para finales de agosto.

“Esta es una inyección de ánimo para el mundo”, comentó Georgieva, para quien la nueva asignación reforzará la liquidez y las reservas de todos los países miembros del FMI, además, afianzará la confianza y promoverá la resiliencia y la estabilidad de la economía mundial.

“Ayudará a todos los países miembros del FMI, particularmente los vulnerables”, dijo la directora de la institución.