El Fondo Monetario Internacional (FMI) lanzó el miércoles una nueva advertencia sobre el mercado de deuda corporativa, en momentos en que los inversionistas buscan ganancias más altas en activos de riesgo tras la ola reciente de recortes de tasas de interés de los bancos centrales.

El FMI, que esta semana inició sus reuniones de otoño en Washington junto al Banco Mundial, también alertó al sistema financiero sobre los riesgos bajistas para la actividad global, ante las tensiones comerciales y la incertidumbre en torno a las políticas económicas.

Un evento geopolítico grave, como la salida de Reino Unido de la Unión Europea sin un acuerdo, podría desatar un fuerte ajuste de las condiciones financieras, refirió el FMI en su reporte semestral sobre estabilidad financiera global.

La institución y otras autoridades económicas han expresado su preocupación por los elevados niveles de deuda corporativa riesgosa.

El organismo internacional expuso el miércoles que los intentos de los bancos centrales en todo el mundo por bajar las tasas de interés para combatir las amenazas a la economía han exacerbado la situación, lo que genera niveles “preocupantes” de deuda con baja calidad de crédito, e incrementa las vulnerabilidades en el mediano plazo.

El FMI advirtió que 40% de toda la deuda corporativa en las grandes economías podría ser considerado en riesgo si existe una nueva crisis, lo que excede los niveles del derrumbe financiero del 2008-2009.

La entidad indicó que los inversionistas podrían estar poniéndose “demasiado autocomplacientes” en cuanto a los riesgos bajistas durante el reciente ciclo económico. 

El martes, el FMI recortó sus estimaciones sobre el crecimiento global para este año a sus menores niveles en casi una década. Estima que este año la economía mundial se expandirá 3%, desde 3.2% previsto en julio. Para el próximo año, planteó que el crecimiento será de 3.4%, desde 3.5% previo.

“La economía global se encuentra en una desaceleración sincronizada”, reconoció el FMI, y advirtió que el frenazo de la economía mundial obedece al incremento de las barreras comerciales, la elevada incertidumbre geopolítica, factores estructurales, la baja productividad y el envejecimiento de la población en las economías avanzadas.