Las medidas anticrisis tomadas por los bancos centrales de los países ricos, como el Banco Central Europeo (BCE) y la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos, pueden desestabilizar a los países emergentes al crear desequilibrios y burbujas, advirtió la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, al cierre de la Asamblea Nacional del Fondo y del Banco Mundial.

Las políticas monetarias cómodas pueden provocar grandes flujos de capitales hacia las economías emergentes y conducir a la formación de una burbuja financiera en los precios de ciertos activos y al nacimiento de desequilibrios financieros , advirtió.

Bajo este mismo escenario, reconoció que la evolución de la crisis mundial ha mostrado que no existe una cura capaz de resolver de tajo todos los desequilibrios , ya que la salud económica de cada país y el peso de su deuda pública son los elementos que deben definir el tamaño para el ajuste fiscal que requieren. No hay una talla única para todos .

En la conferencia de prensa final de la Asamblea Anual del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, comentó que depende de cada país desarrollar sus propios parámetros para ir calibrando el ritmo de las reformas estructurales necesarias para estimular sus economías y conseguir el ajuste fiscal. Pero el proceso debe hacerse en un plazo creíble, observó.

Y que no se puede pretender la eliminación de todas las incertidumbres con una sola receta.

La política fiscal tiene que ajustarse gradualmente para permitir a la economía ir recuperando su dinamismo. Es verdad que sigue siendo crítica la consolidación fiscal en las economías avanzadas, pero su puesta en marcha tiene que considerar la salud de su propia maquinaria productiva , explicó.

EVITAR EL PRECIPICIO FISCAL

En la misma conferencia, participó el presidente del Comité Monetario y Financiero (IMFC), Tharman Shanmugaratnam, ministro de Finanzas de Singapur. El IMFC es el cuerpo de asesoría para la Junta de Gobernadores del organismo y está integrado por 24 representantes de los 188 países miembros del Fondo.

Ahí, sostuvo que la prioridad inmediata es evitar el precipicio fiscal de Estados Unidos, previsto para enero, y garantizar que las políticas de la Unión Europea estarán dirigidas al fortalecimiento del sistema financiero mundial.

Refirió que la tarea de promover cambios estructurales que otorguen flexibilidad a las economías deben ser aplicados lo mismo entre los países en desarrollo que entre las economías emergentes.

Esto para que se encuentren preparados en caso de que se presente algún impacto adverso global que motive el apuntalamiento de la economía.

En la misma conferencia, el presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, dijo que para el organismo, la seguridad alimentaria y la reducción de la pobreza son la prioridad.

Enfatizó que la situación financiera del banco es bastante sostenible y que está en condiciones de intervenir a petición de sus miembros.

Asimismo, aseguró que durante su gestión espera transformar a la multilateral en un banco de soluciones .

Reforma de cuotas, en stand by… Otra vez

Estados Unidos, que es el principal socio del Fondo Monetario Internacional (FMI), evadió de nuevo el compromiso para aprobar antes de que termine el año, la reforma de cuotas que dará mayor representatividad a las economías emergentes en el Fondo Monetario Internacional (FMI).

De acuerdo con el comunicado del Comité Monetario y Financiero (IMFC), que es el cuerpo de asesoría para la Junta de Gobernadores del organismo y está integrado por 24 representantes de los 188 países miembros del Fondo, no se votó como se esperaba, el cambio en la formulación de cuotas.

Reafirmamos la urgencia de llevar a cabo esta reforma y pedimos a los miembros que aún no han completado los pasos necesarios en sus países para traer el voto afirmativo , se lee en el comunicado del IMFC.

Según los estatutos del FMI, la reforma de la formulación de la cuota que pagan los miembros, tiene que ser aprobada por 113 países que representan el 85% de los derechos de voto del FMI. Es decir, la ausencia de Estados Unidos es evidente pues sólo su decisión representa 17% de los votos.

EU NO RESPONDE

Y la decisión estadounidense no se ha llevado al seno del organismo pues, para tenerla, el Gobernador de EU frente al Fondo -es decir el Secretario del Tesoro- necesita la aprobación legal del Congreso de aquél país.

La modificación del sistema de cuotas, que fue aprobada desde el 2010 conforme a los estatutos del organismo que suponen una revisión quinquenal, no tiene aún fecha determinada de aplicación, pues falta el voto de un par de países , reconoció la directora gerente del Fondo, Christine Lagarde.

De acuerdo con información recogida por las agencias de noticias, el secretario del Tesoro, Timothy Geithner, dijo al margen de la reunión que su objetivo es promover una fórmula que sea simple y transparente y que refleje mejor el peso de los países en la economía global, al incrementar orgánicamente la voz de las economías dinámicas a lo largo del tiempo . Pero nada más.

La cuota que paga cada miembro al FMI es proporcional a su peso económico en la producción mundial y otorga una proporción similar al poder de elección o voto en las decisiones administrativas del organismo.

Así, tal como se encuentran ahora, el principal accionista del Fondo Monetario es Estados Unidos, que cuenta con 17.67% del total. Le sigue Japón, con una proporción de 6.23%; Alemania, con 5.81%, y Francia que junto con Reino Unido ostenta 4.29% del poder de voto.

Estos cinco miembros, así como China, Arabia Saudita y Rusia, son los únicos países que pueden votar según sus intereses sin consensuar su decisión con otros miembros, pues los otros 180 integrantes están agrupados en 17 sillas cuyo poder de voto es mínimo y tiene que ir en conjunto.

[email protected]