Aunque Paraguay presenta buenas proyecciones de crecimiento, de un 4% para 2014 y 2015, su economía corre riesgos por los bajos precios de las materias primas, grandes deficiencias infraestructurales o escasa eficiencia del sector público, advirtió el FMI.

"Paraguay sigue siendo una de las economías más dinámicas de América Latina, con un crecimiento proyectado de alrededor de 4% para este año y el próximo. La deuda pública se mantiene a un nivel moderado, las reservas internacionales son abundantes y se prevé que la inflación permanezca en línea con la meta", según un informe del Fondo Monetario Internacional difundido en Paraguay.

El reporte fue emitido luego que un equipo del FMI visitó el país durante casi dos semanas para entrevistarse con autoridades económicas públicas y privadas.

El organismo agregó que a pesar de sus sólidos fundamentos macroeconómicos, las perspectivas económicas del país enfrentan riesgos por "los precios más bajos de las materias primas agrícolas, la debilidad económica de algunos socios comerciales y las sorpresas relacionadas con factores climáticos".

Además, el país "se enfrenta a importantes desafíos estructurales, lo que incluyen grandes deficiencias de infraestructura, los malos resultados en materia de educación y los bajos niveles de eficiencia en el sector público", continuó el informe.

El FMI destaca las reformas estructurales llevadas a cabo por el gobierno, como la mejora de la recaudación de impuestos, los diversos proyectos infraestructurales en marcha y la Ley de Libre Acceso Ciudadano a la Información Pública y Transparencia Gubernamental, diseñada para fomentar la transparencia del gobierno.

Estas reformas resultarán claves para atraer la inversión, impulsar la productividad y el crecimiento a término medio, así como lograr la reducción de la pobreza, según el organismo.

También destacó la creación de objetivos para controlar la inflación y la puesta en marcha de una Ley de Responsabilidad Fiscal (LRF). Sin embargo, el organismo lamenta que el presupuesto de 2015 establezca un límite de gasto superior al establecido por esta ley y perpetúe una proyección irrealista de ingresos demasiado alta.

"Será necesaria una importante contención en la ejecución del presupuesto para limitar el déficit al 1.5% del PIB y fomentar así la credibilidad de la LRF, como prevé el gobierno", dijo el informe.

Además, el organismo recomienda asegurar un rígido control sobre el gasto corriente, integrar la expansión de la inversión pública en un plan fiscal prudente y aumentar la lucha contra la evasión fiscal.

También supervisar los fondos de pensiones, desarrollar un mercado de dinero más activo e impulsar una gradual desdolarización de la economía, además de vigilar de cerca el endeudamiento de los hogares.