El Consejo de Administración del Fondo Monetario Internacional (FMI) debe reunirse este viernes para iniciar la búsqueda de un nuevo director gerente, un puesto que despierta interés en el mundo y por el que los países emergentes están dispuestos a dar batalla.

El FMI comenzó el jueves a buscar a su nuevo jefe, el mismo día de la renuncia al cargo del francés Dominique Strauss-Kahn acusado de intento de violación y que estaba al frente del organismo desde noviembre de 2007. Actualmente es el número dos del Fondo, el estadounidense John Lipsky, quien asume el interinato.

" El decano del Consejo de Administración del FMI está iniciando los contactos con sus colegas relativos al proceso de selección del director gerente", indicó un portavoz del FMI, William Murray.

"El objetivo es que haya un dirigente eficaz", explicó por su parte Lipsky negándose a especificar cuánto tiempo les llevaría. Se pronunció por un proceso "abierto" a todas las personalidades: "esperamos que abierto no signifique abierto a unos" y no a otros.

El Fondo publicó en internet una ficha técnica llamada: "El proceso de selección del director gerente", un puesto "vacante".

Recuerda las calificaciones necesarias para este puesto: "una experiencia eminente en la concepción de políticas económicas a niveles elevados", "competencias de dirigente y diplomacia son necesarias para estar al frente de una institución mundial".

Y la carrera a la sucesión comenzó. París y Berlín, así como la Comisión Europea, se pronunciaron por una candidatura única de Europa. "Europa debe escoger la unidad" eligiendo "una candidatura de gran calidad", afirmó la presidencia francesa.

"Debemos presentar a un candidato europeo", afirmó el jueves la canciller alemana, Angela Merkel, mientras que el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, dijo que era "natural" que los europeos consensúen un "candidato fuerte y competente".

De momento ninguna capital europea apoyó oficialmente lo que por ahora es una eventual candidatura de Christine Lagarde, ministra francesa de Finanzas, pero fuentes europeas indicaron este viernes que está "prácticamente entronizada" al frente del FMI y que se dará una "señal" pública en su favor en una reunión del G8 la próxima semana en Francia.

Pero para numerosas potencias emergentes, llegó la hora de cambiar la tradición según la cual el jefe del FMI es un europeo.

El secretario general de la Organización para Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), el mexicano Angel Gurría, estimó en París que "es el momento" de que un director gerente no europeo esté al frente del FMI.

"Estoy de acuerdo (en decir) que es el momento para cambiar lo que es una tradición" según la cual desde su creación en 1944 el FMI es dirigido sin excepción por un europeo, declaró Gurría en un punto de prensa.

"Creo que esta vez es posible pero hay que hacerlo rápido", dijo.

"El tema del mérito es más importante que el de la nacionalidad", insistió.

El gobierno mexicano, en tanto, sostuvo que debe realizarse un "proceso abierto, transparente y basado en los méritos de los candidatos y sin privilegiar el criterio de nacionalidad".

Para Brasil, líder de los emergentes del sur y uno de los países que más luchó para reformar el FMI para que el organismo refleje el nuevo equilibrio económico, "ya pasó el tiempo en que podría ser remotamente apropiado reservar ese importante cargo a un ciudadano europeo", sostuvo el ministro de Hacienda, Guido Mantega, en una carta enviada el miércoles a sus pares del G20.

Y China, tercer contribuyente del organismo detrás de Estados Unidos y Japón -todos por debajo del bloque europeo-, pidió el jueves "seleccionar al sucesor (de Strauss-Kahn) sobre la base del mérito, de manera transparente e imparcial".

La Comunidad de Estados Independientes (CEI, ex países de la URSS menos los países Bálticos y Georgia) llegó a un acuerdo para impulsar la candidatura del gobernador del Banco Central kazajo, Grigori Marchenko.

El jefe de la diplomacia australiana, Kevin Rudd, no excluyó respaldar una candidatura europea pero juzgó que el sucesor debería ser elegido únicamente sobre la base de sus competencias.

Estados Unidos no dejó filtrar ninguna preferencia. "No tomamos posición por ningún candidato en particular", indicó la secretaria adjunta Lael Brainard. El secretario del Tesoro, Timothy Geithner, abogó por una "sucesión rápida" con un proceso "abierto".

El calendario para presentar las candidaturas será comunicado ulteriormente. Los candidatos tendrán que defender oralmente su candidatura delante del Consejo de Administración, que hasta ahora decidió por "consenso".

RDS