Las exportaciones de China repuntaron más de lo previsto en abril tras una caída sorpresiva el mes anterior, lo que sugiere que la demanda mundial sigue siendo relativamente resistente y refuerza a la economía en medio de una acalorada disputa comercial con Estados Unidos.

Las importaciones en abril también crecieron más de lo esperado, lo que sugiere que la demanda interna de China se mantiene bien, buenas noticias para los funcionarios que buscan suavizar el impacto de cualquier turbulencia en el sector de comercio.

Las exportaciones chinas aumentaron un 12.9% en abril respecto de igual mes de 2017, superando las estimaciones de los analistas de un alza de 6.3% tras la caída de 2.7% reportada en marzo, que según economistas se debió a cálculos distorsionados por factores estacionales.

Algunos analistas advirtieron también que el sólido dato de envíos de abril indica que la lectura del mes anterior estuvo marcada por factores temporales, pero advirtieron que era posible que la recuperación del comercio global, que lleva años gestándose, haya llegado a su punto álgido.

"Los envíos aún se ven saludables pero los datos de hoy indican que existe una ralentización reciente de la demanda externa", dijo Julian Evans-Pritchard, economista senior para China de la firma Capital Economics, y estimó que las exportaciones por volumen de hecho pudieron haber caído en la base intermensual.

"El telón de fondo de las actuales conversaciones sobre comercio entre China y Estados Unidos es un crecimiento global que ya ha alcanzado su máximo nivel y como resultado el desempeño de China en cuanto a exportaciones se está debilitando", declaró.

Aun así, China ha superado a otras importantes economías de Asia como Corea del Sur y Japón, lo que sugiere que sus exportadores podrían estar acelerando los envíos de bienes terminados y compras de materias primas en caso de que se produzcan interrupciones en la cadena de suministros tras las amenazas de aranceles emitidas por Pekín y Washington.

Fuerte demanda interna

El superávit comercial de China con Estados Unidos se amplió a 22,190 millones de dólares en abril, desde 15,430 millones de dólares en marzo, según cálculos de Reuters basados en datos de aduanas publicados el martes. Para enero-abril, se elevó a 80,400 millones de dólares, en comparación con alrededor de 71,000 millones de dólares en el mismo lapso del año previo.

Las importaciones de China en abril también mostraron un fuerte crecimiento en general, lo que sugiere que su demanda interna sigue siendo resistente a pesar de los costos crecientes de endeudamiento para las empresas y el enfriamiento de la inversión inmobiliaria.

Las importaciones ganaron un 21.5% interanual, superando el pronóstico de los analistas de un crecimiento del 16%, y acelerando desde un aumento del 14.4% en marzo. Las importaciones chinas de soja y petróleo subieron en abril desde el mes anterior, aunque las importaciones de mineral de hierro y carbón declinaron.

Eso dejó a China con un superávit comercial de 28,780 millones de dólares para el mes, en comparación con las previsiones de un excedente de 24,700 millones de dólares y un déficit de 4,980 millones de dólares en marzo.