Las exportaciones alemanas cayeron más que lo previsto en junio y las importaciones se hundieron aún más, lo que amplió el superávit comercial en la mayor economía europea, mostraron datos este martes.

Las exportaciones ajustadas estacionalmente bajaron un 2.8%, su caída más profunda desde agosto del 2015 y que terminó con cinco meses consecutivos de crecimiento.

Las importaciones se redujeron en un 4.5%, el mayor descenso desde enero del 2009, según los datos de la Oficina Federal de Estadísticas.

Ambas cifras incumplieron las expectativas en un sondeo de Reuters que apuntaba a que las exportaciones se reducirían un 0.3% y las importaciones crecerían un 0.2 por ciento.

El superávit comercial ajustado estacionalmente se amplió a 21,200 millones de euros, desde los 20,300 millones de euros de mayo, con lo que alcanzó su nivel más alto desde agosto del 2016. La lectura de junio fue superior a la previsión de consenso de Reuters de 21,000 millones de euros.

El superávit por cuenta corriente alemán, que mide el flujo de productos, servicios e inversiones, subió a 23,600 millones de euros tras un dato revisado a la baja de 16,000 millones en mayo, según los datos no ajustados.

Las cifras probablemente desaten más críticas sobre la fortaleza de las exportaciones germanas después de que el Fondo Monetario Internacional repitió el mes pasado su petición de que el Gobierno aumente la inversión como una forma de reducir su actual superávit de cuenta corriente, aumentar las importaciones y apoyar la recuperación económica en otros países.

erp