La experiencia de México en la administración de la deuda y manejo prudente de sus finanzas públicas alimenta nuestras altas expectativas acerca de los acuerdos que se discutirán este fin de semana en la Reunión de ministros de finanzas y banqueros centrales del G–20, dijo Hens Weidman, presidente del Bundesbank.

Al participar en una de las sesiones del seminario del Instituto Internacional de Finanzas (IIF), el banquero central explicó que la crisis de deuda que vive Europa evidencia las debilidades que tuvo desde su origen, la zona del Euro.

Las autoridades creyeron que bastaba con imponer un techo al endeudamiento de los países miembros para que éstos disciplinaran sus finanzas públicas. Lo que obviamente no sucedió, lamentó.

La unión monetaria hizo más atractiva la inversión en la Eurozona, refirió, para contener la inflación y hacer más competitivos a los miembros. Pero se permitió flexibilidad en el manejo de las finanzas públicas, lo que se ha convertido en un factor de riesgo e inestabilidad, aseveró.

En la conferencia sobre el panorama de la economía global y los mercados financieros , Weidmann observó que la crisis de la Eurozona evidencia que no todos los países miembros son iguales. Destacó que entre los países de la unión, Alemania ha salido fortalecida de la crisis y que ha aplicado medidas contracíclicas que le han permitido no solo el crecimietno económico más alto que el de socios como Francia y Reino Unido.

También ha dado muestras de disciplina que le han permitido mantenerse al margen de la incertidumbre y al mismo tiempo participar de los estímulos económicos y financieros a sus socios en problemas.

APR