Luego de cinco meses, en marzo se rompió la racha alcista de la expectativa de inflación que tienen los especialistas del sector privado consultados por el Banco de México (Banxico).

Los resultados de la encuesta que aplicaron entre 35 analistas muestran que el promedio espera una variación de la inflación de 4.07% al cierre del año. De acertar con la previsión, el pico de las expectativas se mantendría en el arrojado durante febrero, cuando anticipaban que el Índice Nacional de Precios al Consumidor podría cerrar en 4.09 por ciento.

Además, los especialistas consultados estimaron que para los próximos 12 meses 3.93%, tasa que, de confirmarse, se ubicaría por primera vez en la convergencia, es decir, dentro del objetivo del banco central. Esto se lograría después de 15 meses que la inflación se mantuvo fuera del objetivo.

A pesar de que se registró esta desaceleración en el alza de expectativas, los especialistas consultados estiman que la Junta de Gobierno podría realizar un nuevo incremento en la tasa de fondeo interbancaria en el segundo trimestre del año, para llevarla a 7.70 por ciento.

Luego de este incremento, que estiman de 20 puntos base, consideran que la junta podría comenzar a recortar la tasa para dejarla al cierre del año en 7.52% y que la llevarían poco a poco a 6.65% en el 2020.

La tasa de fondeo es el instrumento de política monetaria que utiliza el banco central para incidir en las previsiones de inflación.

Las reuniones monetarias del Banco de México, programadas para el segundo cuarto del año, se realizarán el 12 de abril, 17 de mayo y 21 de junio. Actualmente, el rédito se encuentra en 7.50 por ciento.

ECONOMÍA, ESTABLE

Los panelistas consultados por el Banxico también divulgaron sus consideraciones acerca de la situación de la economía y proyectaron que, en este año, el Producto Interno Bruto (PIB) logrará una expansión de 2.21%, que es ligeramente inferior al pronóstico del mes pasado, cuando consideraban que podría lograr un crecimiento de 2.28 por ciento.

De acuerdo con los especialistas consultados, esta expansión económica motivará que la tasa de desocupación se ubique al cierre del año en 3.51%, una tasa que vuelve a subir tras la moderación registrada en las previsiones de febrero, cuando estaba en 3.50% de la Población Económicamente Activa.

Según los resultados, la actividad económica en este año contará con el impulso de Inversión Extranjera Directa, que anticipan que llegará este año a 26,563 millones de dólares, un flujo estimado que muestra una desaceleración respecto de las respuestas recabadas por Banxico el mes pasado, que estaban en 26,923 millones de dólares.

COMERCIO EXTERIOR Y POLÍTICA INTERNA, LOS DIQUES

En otro apartado de la encuesta, dedicado a los factores que podrían obstaculizar el crecimiento de la actividad económica en México, ubicaron a “factores coyunturales, como la política sobre el comercio exterior” a la cabeza, con 26% de las respuestas.

La incertidumbre política interna, seguida por problemas de inseguridad pública, plataforma de producción petrolera así como incertidumbre sobre la situación económica interna son los obstáculos identificados como los otros cuatro que lideran los frenos al crecimiento.

Ahí mismo, los especialistas consultados por el Banco de México realizaron un ajuste a la baja en su previsión sobre el tipo de cambio, con lo que rompen una racha de cuatro meses al alza. Así, al cierre de marzo, previeron que el dólar promediará en 18.84 pesos por unidad al cierre del año. Una cotización que contrasta con los 18.86 que esperaban el mes pasado.

INDECISOS SOBRE INVERSIONES

Banxico trata de identificar en otro apartado la percepción que tienen los especialistas acerca de los negocios. Sólo 13% de los panelistas considera que es un buen momento para invertir. Mientras 47% dice que es mal momento y 40% dice que no está seguro.

En contraste, el mes pasado 10% veía oportunidad de invertir, 47% decía que era mal momento y 43% no estaba seguro.

La mitad de los panelistas consultados consideró, además, que el clima para los negocios permanecerá sin cambios, proporción que baja desde 70% que tenían el mes pasado.

En tanto, 16% estima que mejorará el ambiente, contra 13% que esperaba esto mismo en diciembre y destaca un aumento a 34% de los expertos que consideran que empeorará el clima de negocios contra 17% que tenía esta misma observación en febrero.

El 2019, con ESPERANZA BAJA

En la encuesta, estimaron que, para el año entrante, la economía tendrá una aceleración mínima respecto de su previsión para este año que llevará al PIB a lograr un aumento de 2.34 por ciento. Con ello reducen la previsión de febrero cuando esperaban una expansión de 2.36 por ciento.

Anticipan que la inflación estará ese año dentro del objetivo del Banco de México en 3.67%, una tasa que está modestamente arriba de la que tenían en febrero, en 3.63 por ciento.