El Instituto Internacional de Finanzas (IIF) advierte que podría dificultarse la colocación de deuda para emisores del sector privado en economías emergentes este año, al completarse el tapering, que es la normalización de las condiciones monetarias de la Reserva Federal.

Sin embargo, en conferencia desde Nueva York, explicaron que el riesgo es acotado, pues como el sector público de estas economías no enfrenta mayor presión financiera, cuentan con recursos para garantizar una red de certidumbre para sus sistemas financieros si fuera necesario .

Al presentar el reporte mensual Capital Monitoring Report , el economista del IIF, Hung Q. Tran, consignó que la oferta sin precedentes de liquidez de los últimos cinco años impulsó un crecimiento de la deuda mundial de hasta 313% del PIB. Esta proporción incluye deuda pública y privada. Pero matizaron que en los países emergentes, fueron los emisores privados los que más aprovecharon las condiciones de liquidez y por ende, incrementaron sus colocaciones.

Así, documentan en el análisis que mientras la deuda del sector público de mercados emergentes creció 9% en la segunda mitad del 2013, la de emisores del sector privado creció en 51 por ciento.

DEUDA CORPORATIVA, A LA ALZA

Actualmente, refiere Hung Q. Tran, economista del IIF desde Nueva York, la deuda corporativa de las economías emergentes se aproxima a 78% del PIB.

No obstante que el fenómeno es generalizado entre los emergentes, el IIF detectó que son cuatro las deudas corporativas más robustas, registradas en Turquía, equivalente a 22% del PIB; la de India, aproximada a 20% del Producto; la de Brasil, equivalente a 12% del PIB; y la de firmas chinas es cercana a 10% del PIB.

Y al endurecerse la oferta de liquidez, anticipó el economista del IIF, resultará mucho más difícil y caro el fondeo y gestión de las obligaciones que se vencen este año.

Según su observación, la alternativa para los países emergentes, en esta carrera por conseguir más fondeo, es aplicar reformas estructurales atractivas a la inversión, que limiten el riesgo de volatilidad, o bien ataques especulativos.

Pero anticipan que por el tiempo que se toman las negociaciones para aprobarlas y echarlas a andar, resulta mucho más factible una administración prudencial de las tasas, para garantizar la permanencia de los inversionistas en el país.

Según el reporte, los corporativos de la eurozona, Estados Unidos y Japón incrementaron sus posiciones de efectivo en niveles récord, para tratar de prepararse ante eventualidades del mercado que pudieran dificultar el acceso al crédito.

[email protected]