Los países europeos exhibieron sus divisiones en Bruselas sobre sus planes para reforzar la banca y hacerla más resistente ante una futura crisis, postergando un acuerdo final para el 15 de mayo con Gran Bretaña, una vez más oponiéndose a firmar.

Tenemos un compromiso. Se necesita aún trabajo técnico para que esté técnicamente listo , dijo la ministra danesa, Margrethe Vestager, cuyo país ocupa la Presidencia semestral de la Unión Europea (UE), tras una maratónica reunión de más de 16 horas de ministros de Economía de la UE en Bruselas.

El acuerdo deberá estar totalmente concluido para la próxima reunión ministerial de los 27 países de la UE el 15 de mayo, después de verificaciones técnicas sobre los últimos puntos que quedan por resolver , agregó.

Los 27 Ministros de Economía reunidos en Bruselas quieren aumentar las reservas de capital de las entidades financieras, con el fin blindarse ante futuras crisis, en el marco de las nuevas normas denominadas Basilea III, que deben implementarse progresivamente a partir del 2013.

La idea es alcanzar un consenso ante la entrada gradual en vigor del acuerdo Basilea III de solvencia bancaria, previsto para enero del 2013.

La reunión para hacer más eficaz el sector, uno de los más castigados por la crisis de la deuda europea, ocurre en momentos en que la banca española se ha convertido en uno de los principales motivos de preocupación para los mercados, tras el estallido de la burbuja inmobiliaria en el 2008.

En estos momentos de crisis financiera, despejar todo tipo de dudas sobre la calidad y la solvencia de las instituciones bancarias europeas, creemos que es básico y fundamental , dijo el ministro de Economía español, Luis de Guindos.

El gobierno español planea la transferencia de los activos tóxicos inmobiliarios del conjunto de la banca a una agencia para que intente venderlos.