Banco Sabadell pactó la venta a Deutsche Bank y Carval Investors, de una cartera de créditos fallidos con un saldo vivo de 2,295 millones de euros.

El traspaso de estos activos tendrá un efecto negativo de 3 puntos básicos en la ratio de capital CET1 fully loaded (incorpora todas las exigencias del regulador de cara al 2019) y un impacto también de unos 32 millones de euros en los resultados de Sabadell.

Esta operación, adelantada por Expansión el pasado 20 de julio, tiene lugar pocos días después de que el banco presidido por Josep Oliu anunciara la venta al fondo Cerberus de dos grandes carteras de inmuebles adjudicados (Challenger y Coliseum) con un valor bruto conjunto de 9,100 millones de euros.

A comienzos de julio, ya traspasó al grupo noruego Axactor otros 900 millones (cartera Galerna) de hipotecas morosas de CAM. En total, en un mes el banco se ha desprendido de alrededor de 12,300 millones que lastraban su balance, dando cumplimiento a la presión que ha ejercido el Banco Central Europeo para que los entidades terminen cuanto antes su proceso de saneamiento.