La Unión Europea está trabajando en un segundo paquete de rescate para Grecia, en una carrera para emitir préstamos vitales el mes próximo y evitar el riesgo de que el país declare la cesación de pagos, dijeron el lunes funcionarios de la UE.

Mientras tanto, la oposición conservadora en Grecia pidió una rebaja de impuestos como condición para llegar a un consenso político con el Gobierno socialista sobre más medidas de austeridad, que Bruselas cree necesarias para asegurar una asistencia adicional.

Los pasos para cubrir las necesidades de financiamiento del 2012 y 2013 se vieron acelerados después de que el Fondo Monetario Internacional dijera la semana pasada que retendría el nuevo tramo de ayuda que estaba previsto para el 29 de junio a menos que la UE garantice las necesidades de financiación de Atenas para el año próximo.

Altos funcionarios de la UE llevaron a cabo negociaciones de urgencia con el Gobierno griego durante el fin de semana, dijo una fuente de la UE.

Grecia aceptó un paquete de rescate de 110,000 millones de euros (158,000 millones de dólares) de la UE y el FMI en mayo pasado, pero desde entonces no ha cumplido sus compromisos de reducción de déficit, elevando el riesgo de una moratoria de su deuda de 327,000 millones de euros, equivalente a un 150% de su economía.

Los recortes fiscales que ha exigido el líder opositor de la conservadora Nueva Democracia, Antonis Samaras, podrían agravar la disminución de ingresos, pero argumenta que son esenciales para reavivar el crecimiento económico.

Responsables de la UE dijeron que un nuevo paquete por 65,000 millones de euros podría implicar una mezcla de préstamos garantizados de la UE y el FMI, y más medidas para elevar los ingresos, con una supervisión externa sin precedentes sobre el programa de privatización griego.

"Exigiría garantías para los nuevos préstamos y la ayuda técnica de la UE -la inclusión de la UE en el proceso de privatización", dijo un alto funcionario de la UE, que habló bajo condición de anonimato.

RDS