La Unión Europea (UE) celebró el pedido oficial de ayuda de España, pero a cambio de los fondos anunció que exigirá condiciones que no sólo afectarán a los bancos más frágiles, sino "al conjunto de la banca", reforzando la supervisión y regulación financiera del país.

" Celebramos el pedido oficial de ayuda de España para recapitalizar sus instituciones financieras", dijo el comisario de Asuntos Monetarios, Olli Rehn, en un comunicado.

Pero a cambio, pidió "una evaluación exhaustiva del sector bancario" español, que incluya las necesidades que éste pueda tener. Se partirá de las evaluaciones realizadas en España por dos auditorías independientes, que estimaron en 62.000 millones de euros las necesidades de la banca española en el peor escenario.

Tras la solicitud de rescate al sector bancario de España, la UE ha pedido acelerar la definición de las "condiciones a cambio de la asistencia financiera, en contacto con el Banco Central Europeo, la Autoridad Bancaria y el Fondo Monetario Internacional", añadió el comunicado.

Los expertos de la Comisión "viajarán a Madrid en los próximos días", aseguró el portavoz comunitario Amadeu Altafaj, a la prensa.

"La idea es tener pronto el Memorando de Entendimiento (el acuerdo del rescate entre España y la zona euro) en las próximas semanas", añadió, al precisar que podría no estar concluido el 9 de julio, como estaba previsto.

"No tiene por qué firmarse el 9 de julio, el Eurogrupo puede reunirse en otro momento. La idea es firmarlo lo antes posible, pero con las garantías de que sea un memorando sólido", aseguró.

"El objetivo es la capitalización (bancaria), pero a cambio de una regulación y una mayor supervisión", destacó.

Tiene que abarcar a "todo el sistema en general", no sólo a las entidades en problemas, precisó.

De momento, la recapitalización se hará a través del Fondo público de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB). Es decir que "el Estado español se presenta como garante", aseguró Altafaj.

Ello conllevará un aumento de la deuda pública del país.

La opción de inyectar capital directamente a la banca "se discutirá en el marco de una futura unión bancaria, si todos los gobiernos de la zona euro están de acuerdo, pero por ahora debemos trabajar con los instrumentos que tenemos a mano", concluyó.

RDS