Siete países de la Unión Europea, entre ellos Gran Bretaña y España, escribieron al comisario europeo a cargo de los servicios financieros, Michel Barnier, para advertirle que Bruselas debe ser más estricta en la aplicación de los recientes acuerdos de Basilea III sobre los fondos propios de los bancos.

"Recibimos una carta de siete ministros de Finanzas ayer sobre el tema de la directiva de los fondos propios CRD4, que como saben es la aplicación de los acuerdos de Basilea del año pasado", indicó Chantal Hughes, portavoz de Michel Barnier.

Según una fuente con acceso al caso, Gran Bretaña, España, Suecia y Eslovaquia figuran entre los firmantes del correo. Temen que Bruselas "diluya" los acuerdos de Basilea.

El comité de Basilea, que reagrupa a los gobernadores de bancos centrales y reguladores financieros, se pronunció en septiembre a favor de reforzar los fondos propios de los bancos.

El ratio mínimo del núcleo duro de fondos propios, uno de los más importantes indicadores para medir la solvencia financiera de los bancos, subirá del 2% actual al 4.5% de los activos.

A esto se añade un "amortiguador" financiero adicional del 2.5%, lo cual eleva el total de los fondos propios duros al 7 por ciento.

Estas medidas deben entrar en vigor progresivamente a partir del 1 de enero de 2013 para una aplicación de aquí a 2015 y una puesta en marcha definitiva en 2019.

Las grandes economías industrializadas y emergentes del G20 dijeron estar dispuestas a poner en práctica estas nuevas reglas, conocidas como "Basilea III". La UE lo hará en el marco de su directiva sobre los fondos propios, CRD4. que la Comisión Europea prepara para julio.

Bruselas adoptará su propuesta definitiva recién "en las próximas semanas", indicó Chantal Hughes. "Pero dijimos claramente que reflejaríamos el nivel de ambición de Basilea y el equilibrio general que se encontró", insistió.

RDS