Un agravamiento de la crisis económica en Europa es el principal peligro para China, cuya economía sigue dependiendo de la demanda mundial, indicó en un informe el Fondo Monetario Internacional (FMI).

La economía mundial está en un estado precario y los riesgos se han incrementado sustancialmente. Lo más destacable es la intensificación de la espiral negativa entre las presiones por el financiamiento de los estados y los bancos en la zona euro , indicó el FMI en un informe sobre China.

Si el riesgo de volatilidad financiera proveniente de Europa se materializa, esto hundiría el crecimiento de China , afirmó.

En el peor marco proyectado por el FMI en sus predicciones mundiales publicadas en enero, el crecimiento global bajaría 1.75% con respecto al escenario más probable y el de China cerca de 4 puntos porcentuales.

En su escenario más probable, el FMI apuesta por un crecimiento de 8.3% este año para la segunda economía mundial, uno de los más elevados del mundo.

La debilidad de las perspectivas exteriores destaca la importancia de acelerar las transformaciones de la economía china para reducir su vulnerabilidad a los caprichos de la demanda mundial , explicó.

Pero el FMI estimó que si la crisis en Europa se agravaba, Pekín podría lanzar un plan de estímulo fiscal de cerca de 3% del PIB , lo que atenuaría el golpe contra el crecimiento.

El organismo financiero internacional sugirió medidas como el recorte del impuesto a las nóminas o del impuesto al consumo (IVA), la subvención de las compras de bienes duraderos para los hogares, la concesión de ventajas fiscales para las compañías que reduzcan sus emisiones, ayudar a las pequeñas y medianas empresas y mejorar la protección social.

En Washington, el vicepresidente de EU, Joe Biden, advirtió que no hay forma de que China pueda ser capaz de sostener su actual nivel de crecimiento, con la política de un solo hijo.