Atenas.- Los ministros de Finanzas de la zona euro abandonaron el martes sus planes para una reunión especial cara a cara sobre el nuevo rescate internacional a Grecia, mientras el gabinete en Atenas discutió hasta el último minuto cómo cubrir una brecha de 325 millones de euros en su plan de austeridad.

Se esperaba que los ministros en el Eurogrupo se reunieran en Bruselas el miércoles para una reunión en la cual, si todo había estado de acuerdo con el plan, se hubiera aprobado el rescate de 130,000 millones de euros y así salvar a Grecia de una caótica moratoria el próximo mes.

No obstante, con la UE al borde de perder la paciencia con Grecia, el jefe del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, dijo que los ministros sostendrían sólo una conferencia telefónica antes de una reunión regular ya programada para el 20 de febrero.

Juncker dijo que aún estaba esperando compromisos por escrito de los líderes políticos griegos para proseguir con el paquete de austeridad de recortes de salarios y pensiones, que el Parlamento aprobó en medio de disturbios en el centro de Atenas.

"Aún no he recibido las garantías políticas requeridas de los líderes de la coalición de partidos griegos sobre la implementación del programa", dijo Juncker en un comunicado.

Juncker también dijo que la brecha de financiamiento requería más conversaciones con la troika de prestamistas internacionales.

"Se ha visto que más trabajo técnico entre Grecia y la troika es necesario en un número de áreas, incluyendo el cierre de la brecha fiscal de 325 millones de euros en el 2012 y el análisis de sostenibilidad de la deuda", añadió.

Los críticos dicen que el drástico ajuste del cinturón está profundizando la recesión en Grecia, que va en su quinto año. Con una elección esperada para abril, la UE quiere que cualquier político que podría estar en el poder tras la elección, se atenga al programa.

"NADA PUEDE SER REVERTIDO"

No obstante, un alto funcionario del partido Nueva Democracia, que declinó dar su nombre, dijo que el hecho de que su partido haya respaldado el paquete en el Parlamento probó su compromiso.

"No hay un compromiso más grande que nuestro voto sobre la implementación de las medidas", dijo a Reuters.

"Ninguna de las medidas que votamos pueden ser revertidas. Pero discutiremos con nuestros socios las medidas que no den fruto, para alcanzar nuestros objetivos más rápidamente", dijo. "Lo único que hemos dicho es que el crecimiento debería ser nuestra prioridad", añadió.

Dos fuentes de Gobierno, que pidieron no ser nombradas, dijeron que el gabinete estaba considerando recortar 125 millones de euros del presupuesto de defensa, ya rebajado en 300 millones en el proyecto de austeridad adoptado el domingo.

Otros 200 millones de euros podrían venir de mayores recortes de salarios en el sector público.

DATOS NEFASTOS

El país publicó más cifras económicas nefastas el martes, con estimados señalando que el PIB se contrajo un 7% en el cuarto trimestre del 2011, tras cinco meses de contracción en el tercer trimestre.

Pero han habido algunas señales de aliento.

La ministra de Finanzas de Austria, Maria Fekter, dijo el martes que estaba "confiada que -por los detalles que manejo- Grecia recibirá más ayuda".

El BCE también dijo que podría usar sus utilidades de los bonos griegos para ayudar a la reestructuración de la deuda del país.

"Ellos podrían usarlos para contribuir a la sostenibilidad de la deuda griega", dijo el miembro de la Junta Ejecutiva del BCE, Benoit Coeure, en una entrevista con el diario francés Liberation.

Grecia tuvo una exitosa subasta de bonos el martes, vendiendo 1,300 millones de euros de deuda a tres meses con su rendimiento bajando en 3 puntos básicos a 4.61% comparado con la anterior subasta de enero.

Pero incluso con todas las partes empujando para cerrar un acuerdo, hubo una creciente sensación de que aún recibiendo el nuevo rescate, el segundo de Grecia desde el 2010, podría sólo demorar lo inevitable, la moratoria y la salida de la moneda única.

"Podría ser algo que además le permitiría a Grecia un nuevo comienzo (...) para crear una economía que pueda generar empleos", dijo el lunes el ministro de Finanzas de Luxemburgo, Luc Frieden, en Washington.